“La comida no me ha sentado bien”. Éste es uno de los comentarios más habituales entre las personas que, o bien comen fuera de casa, o comen deprisa, o simplemente no les sienta bien lo que comen. Digestiones lentas, retortijones, gases, reflujos, eructos o acidez después de comer son algunos de los síntomas más comunes de una mala digestión. Son cada vez más las personas afectadas por problemas digestivos; incluso algunos expertos apuntan que, en países desarrollados como el nuestro, una de cuatro visitas al médico se deben directa o indirectamente a estos motivos.


Las comidas mal preparadas o demasiado copiosas, el estrés y la mala masticación son algunas de las causas por las que no conseguimos que nos siente bien la comida. Por eso es importante que tengamos en cuenta que la relajación es el primer paso para una digestión correcta. Debemos estar tranquilos y tomarnos nuestro tiempo para comer. Es importante evitar comer muy rápido, haciendo otras cosas a la vez como hablar, estar de pie o beber mucho. No hay duda que este tipo de hábitos puede interferir en el proceso correcto de digestión. De hecho, una de las reacciones más frecuentes en estos casos es la hipersecreción de ácidos estomacales provocada por la activación del sistema nervioso parasimpático con el movimiento.

Según la medicina tradicional china, los problemas principales derivados de una mala digestión son debidos a un mal funcionamiento del bazo-estómago, órganos estrechamente relacionados con nuestras preocupaciones y obsesiones, por no hablar del perfeccionismo enfermizo. Así que, por poco que podamos, nada de discusiones, ni hablar por teléfono, ni ver la tele durante las comidas.

Otros aspectos que pueden provocar malestar digestivo son tomar postres –sobre todo la fruta, ya que favorece la fermentación–, tumbarse o acostarse inmediatamente después de haber comido, comer en abundancia, comer muchas grasas y fritos, consumir alcohol, café, té, chocolates, bebidas con gas…


SALUD DIGESTIVA DESDE LA FITOTERAPIA Y LA COMPLEMENTACIÓN NUTRICIONAL

Para combatir este tipo de problemas, desde el punto de vista de la fitoterapia y la complementación nutricional, nos interesa, por un lado, preparar el sistema digestivo con plantas amargas como el boldo o el diente de león, relajantes como la manzanilla, o plantas carminativas y digestivas como el hinojo, el clavo de olor o la menta.

También es recomendable complementar la dieta con enzimas digestivas que ayudarán a digerir e hidrolizar los alimentos, como pueden ser enzimas de origen vegetal tipo la papaína (papaya) o bromelaína (piña).

Cuando se presentan problemas de irritación gástrica, debemos pensar en el gel oral de áloe (Lily of the Desert), gracias a su riqueza en enzimas –que mejorarán la respuesta digestiva– y sobre todo en mucopolisacáridos, sustancias que favorecen la hidratación de la mucosa del tracto intestinal.

Si hay pesadez y malestar, se puede recurrir a plantas que ayudan a atenuar las molestias y que presentan propiedades digestivas, como tomillo, la menta, la marialuisa, el regaliz (no emplear si hay presión alta), el boldo.

En el caso de gases, se recomiendan plantas anisadas como el hinojo, el cilantro, el comino, el anís o también el carbón vegetal activo (Carbo Activ de Dietisa), así como la ayuda de mezclas de enzimas digestivas como la papaína y la bromelaína.

Si el problema es de acidez, las mejores alternativas son la malva, el malvavisco, el olivo, la pasiflora, la manzanilla, el regaliz, el rabo de gato. También va muy bien tomar perlas de umeboshi antes de las comidas.

Si el problema es el reflujo, existe un complemento muy interesante: Nutrasec de Nature’s Plus.

Disponemos de varios productos que combinan algunas de estas propiedades, como Ergyprotect de Nutergia, Digestivaid, Digeril y también Oleocaps 3 de Pranarom –este último basado en aromaterapia–, que resultan muy interesantes y pueden ser muy útiles. Siempre nos será de más ayuda la sinergia de propiedades. Os informaremos de cuál es el mejor para vuestro caso.

En homeopatía, y dependiendo de la gravedad y la sintomatología de cada caso, se suele utilizar la Nux vomica 9CH para trastornos digestivos. Existe un preparado llamado Gastrocinesine de Boiron.

Por último, podemos recordar que, tras una comida pesada, podemos encontrar alivio también con algo tan simple como un par de gotas de aceite esencial de menta piperita (...) debajo de la lengua. Consultad contraindicaciones.

 

Consultar el apartado condiciones de uso.
Las informaciones, puntos de vista, comentarios y contenido en general de los trabajos o artículos expuestos en esta web, tienen una función meramente informativa. En ningún caso representan recomendaciones de tratamientos ni deben considerarse como tales.
En todos los casos relacionados con posibles enfermedades, Farmacia Serra le recomienda consultar con su médico u otro profesional de la salud competente.
Farmacia Serra no asume ninguna responsabilidad sobre los productos mencionados en esta página web y su idoneidad.