¿Cómo afecta el estrés al tu sistema inmune?

¿Qué consecuencias tiene el estrés?

Los efectos del estrés van más allá de hacernos sentir irritables, agotados o nerviosos. Afecta a nuestra salud más de lo que pensamos.

En situaciones concretas, una dosis puntual de estrés es necesaria. Pero una dosis excesiva y prolongada es un verdadero peligro.
Estamos acostumbrados a tener una vida agitada, llena de tareas y desafíos diarios que nos mantienen en un estado constante de alerta.

Debemos prestar atención a nuestro estado de ánimo y a los síntomas físicos como irritabilidad, nerviosismo, cambios de humor, cansancio, insomnio, dolores de cabeza, caída del cabello, diarrea o estreñimiento. Nos avisan de que el estrés que estamos sufriendo puede convertirse en patológico: .

Un tándem peligroso

De las numerosas consecuencias del estrés crónico vamos a destacar dos: la bajada de defensas por fallo del sistema inmune y la disminución de vitaminas del grupo B, de extrema importancia para nuestra salud.

 

Frente a una amenaza, el sistema nervioso simpático produce una respuesta hormonal inmediata, por la cual genera mayor cantidad de adrenalina y de cortisol. Todo nos prepara para la acción.
La adrenalina nos hace aumentar la frecuencia cardiaca, dilata las pupilas y los bronquios y nos “invita” a sudar.
El cortisol incrementa el nivel de azúcar en sangre para producir más energía y suprime la actividad del sistema inmune.

 

Si mantenemos un estrés crónico, la glándula adrenal se fatiga y deja de sintetizar cortisol, lo que nos deja más expuestos a infecciones y alergias. Además del cansancio, las alteraciones del sueño, etc.

 

Paralelamente, como apunta la nutricionista Anam Umair “Cuando nos sentimos con ansiedad, el cuerpo genera una respuesta de estrés. Durante este proceso, gran parte de las reservas que tenemos de vitaminas B son redirigidas al corazón, pulmones y músculos para asegurar la supervivencia”.

Vitaminas del grupo B

La vitamina B ayuda a formar y mantener el sistema inmunitario. Contribuyen a la activación apropiada de las respuestas inmunitarias innata y adaptativa.

Ayudan a combatir el estrés, la ansiedad y la depresión

 

Al tratarse de una vitamina soluble en agua, el cuerpo elimina fácilmente el excedente que no necesita, así que no tenemos grandes reservas.

 
Sus funciones más relevantes:

 

  

 

B-1: Tiamina
Vitamina clave para descomponer los azúcares que apoyan la función metabólica. Potencia la energía. Gran apoyo de la memoria. Capacidad antioxidante.

 

B-3: Niacina
Contribuye a la absorción de nutrientes (carbohidratos, grasas y proteínas). Algunas de las consecuencias del déficit de B-3 pueden ser fuertes dolores de cabeza, erupciones cutáneas, cansancio y fatiga, depresión o problemas estomacales.

 

B-6: Piridoxina

Re-equilibra el sistema nervioso cuando está alterado por estrés o ansiedad. Promueve la producción de serotonina. Regula la inflamación. Mantiene la integridad del epitelio, que son las barreras que nos portegen de infecciones (piel, mucosa digestiva, etc.)

 

B-9: Ácido fólico
Esencial para la producción de glóbulos rojos, división celular y réplica y síntesis del ADN. Falta de B-9 puede suponer dolores de cabeza, cansancio, debilidad y dificultad en la respiración.

 

B-12: Cobalamina
Muy importante, porque fomenta la producción de ADN, apoya al sistema metabólico y la función cerebral. Regula sistema nervioso central y apoya el sistema inmunitario. Síntomas de deficiencias incluyen piel pálida, úlceras en la boca, mareos, irritabilidad, cambios de humor, ansiedad o depresión.

5 Consejos clave para mejorar nuestro bienestar cuando sufrimos estrés

A parte de unos buenos hábitos de vida como:
• una dieta equilibrada evitando productos procesados,
• mantener una buena salud intestinal,
• disfrutar de un sueño reparador,
• realizar ejercicio regularmente y
• practicar yoga y/o meditación, respirando adecuadamente,

 

Otros aspectos:

 

1.- Puedes incorporar el agua de mar a tu vida

Agua de mar, adecuadamente tratada y preparada para consumo, es ideal para modular el sistema inmune por su interesante composición química y ayudar a mejorar nuestro sistema nervioso.

 
MarSegún numerosos estudios, cuenta con más de 81 minerales de la tabla periódica. Esta composición es muy similar a la composición de nuestro líquido extracelular, el líquido en el que se bañan los 3 billones de células de nuestro cuerpo. Esta similitud entre el agua de mar y nuestro líquido extracelular, nos indica que nuestro organismo es capaz de reconocer y absorber el agua de mar, rica en minerales, con mucha facilidad.

Nos ayuda también a restaurar el equilibrio del pH. Ayuda a controlar el exceso de acidificación del medio interno, que provoca desmineralización.

Puedes encontrar agua de mar desecada, en formato cápsula, muy fácil de consumir. También líquida, aunque su sabor puede que no te resulte demasiado agradable.

 
2.- Ayúdate de plantas medicinales

Plantas como la Rodiola tienen funciones adaptógenas que nos ayudan a adaptarnos a los cambios, ayudando a aumentar la resistencia física, reducir los efectos del estrés y mejorar el funcionamiento cerebral.

 

3.- Toma magnesio biodisponible de forma regular

Se considera el mineral antiestrés porque equilibra el sistema nervioso central e influye sobre el sistema neurológico, favoreciendo el sueño y la relajación. El magnesio es el mineral más presente en la composición del agua de mar.

 

4.- Introduce la Vitamina D en tu dieta

Algunos estudios han demostrado que los niveles bajos de vitamina D pueden asociarse a la aparición de un mayor número de síntomas depresivos y de ansiedad. Además en situaciones de estrés el cuerpo consume mucha. Ejerce un papel en la regulación de la serotonina en el cerebro, el neurotransmisor principal involucrado en cuadros de depresión.
Puedes incorporar a tu dieta pescados grasos, yema de huevo, queso y hongos. No olvides tomar el sol con precaución.

 

5.- Complementa tu dieta con vitamina K2

Ayuda a fijar el calcio en los huesos. La vitamina K2 forma equipo con la vitamina D, favoreciendo su absorción en el organismo. Puedes encontrar esta vitamina en quesos fermentados y verduras de color verde, como las espinacas, la col o el brócoli.

 
Suplementos nutricionales

Una opción muy interesante que abarca todos estos aspectos, es la sinergia del agua de mar junto a vitaminas, minerales, plantas y hongos medicinales que nos ofrecen los productos de AMAR81. Todo en una cápsula.

 

Se basa en la utilización del agua de mar como principio activo clave en su composición. Se han incorporado diferentes vitaminas, plantas y hongos medicinales para potenciar el efecto deseado.

Immuno Aqua
Zen Aqua
Moving Aqua

 

Para evitar su gusto tan particular, se ha elegido cuidadosamente el agua de mar desecada proveniente de la reserva natural de La Camarga en Francia. La reducción del sodio se realiza de forma manual y es extraído en un 75% .
Cada cápsula de AMAR81 supone un 1% del total del sodio diario recomendado por la OMS.

 

Han sido creados por Blue Ocean Nutrition S.L. de la mano del reconocido Dr. Salama, bioquímico alemán con más de 40 años de experiencia en el desarrollo de medicamentos.
Recordamos que antes de suplementarte, consultes siempre con un profesional de la salud que pueda asesorarte y orientarte.

   

 

 

Autores: Mayte Corbinos CEO y Co-Fundadora de Blue Ocean Nutrition S.L y Farmacia Serra Mandri

 

Compartir: