Gaba, neurotransmisor para la calma. Complementación

Los neurotransmisores fueron descubiertos en 1921 por el fisiólogo Otto Loewi que observó como la corriente nerviosa provoca la liberación de sustancias bioquímicas en el extremo de las fibras nerviosas que se denominaron neurotransmisores. Recibió el Premio Nobel por demostrar el papel de uno de los principales neurotransmisores, la Acetilcolina, encargada de la transmisión muscular.

 
Hasta entonces, se creía que la comunicación entre las neuronas se producía únicamente mediante estímulos eléctricos. Desde 1921 hasta ahora se han descubierto más de 60 tipos diferentes de neurotransmisores.

 
Un correcto funcionamiento de los neurotransmisores es necesario para lograr el equilibrio en nuestras funciones nerviosas. Ahora bien, ya sea por fundamentos genéticos o por desequilibrios adquiridos, la producción excesiva o insuficiente de diversos neurotransmisores puede producir desórdenes o enfermedades físicas o psíquicas.

 
En el sistema nervioso central se produce un neurotransmisor llamado GABA (acido gamma-aminobutírico). Es el neurotransmisor más importante de perfil inhibitorio del cerebro. En el adulto actúa modulando y frenando la acción de las sustancias excitantes u otros neurotransmisores cerebrales estimulantes, como el glutamato y la norepinefrina. Sin embargo en los recién nacidos hace efecto inverso.

 
El efecto del GABA reduce la actividad de ciertas células del cerebro y calma la excitación neuronal. Por lo tanto, los complementos o medicamentos que aportan GABA o mejoran su actividad, producen sedación y alivian la ansiedad.

 
COMO ACTUA


El GABA actúa a través de determinados receptores. Dos tipos principales:

GABA-A y GABA-B. Posteriormente se ha descubierto un tercero GABA –C que es una forma del GABA-A.
El GABA se une a un receptor y produce la liberación de iones cloruro en la neurona. Esto causa un potencial negativo que inhibe potenciales positivos de efecto estimulante.

 
Algunos fármacos actúan también sobre los receptores GABA-A, son los barbitúricos y las benzodiacepinas, entre otros. Este tema y la búsqueda de vías alternativas es objeto de estudio en el diseño de nuevos fármacos relajantes.

 
EL GABA Y EL INSOMNIO O LA MALA CALIDAD DEL SUEÑO


Niveles bajos de GABA pueden interferir con el sueño profundo por lo que la persona se despierta con facilidad ante cualquier estimulo. Esta es una razón del despertar nocturno y la mala calidad del sueño. Con la edad se deteriora este sueño profundo y la calidad de sueño empeora.

 
Estudios clínicos realizados comparando niveles de GABA de personas con insomnio y con sueño normal han observado esta relación. La liberación de GABA en el hipotálamo posterior y la reducción de la actividad cerebral en esa región promueven el sueño profundo.

 
Pero también se sabe que no es la única razón del insomnio, y que el mantenimiento de los niveles de GABA óptimos no es la única solución para corregir el insomnio.

 
OTRAS ACCIONES DEL GABA

 
Además de con el sueño, los niveles bajos de GABA se han relacionado con diversos problemas como la depresión, los trastornos del estado de ánimo y trastornos de ansiedad.
Con déficit de GABA, las células nerviosas se estimulan con más facilidad, lo cual se relaciona con ansiedad, ataques de pánico, trastornos convulsivos, adicción, determinadas migrañas, Parkinson y trastornos cognitivos. 

Sin embargo, es conveniente actuar prudentemente con la complementación de GABA en estos enfermos sin asesoramiento del médico, pues se pueden producir efectos no deseados.

 
En el Síndrome premenstrual, también se ha observado relación con los niveles de GABA.

La disminución de los niveles de GABA pueden ser un factor de presión arterial alta.

 
El GABA puede reducir el apetito en algunas personas, además de reducir la ansiedad. Por lo tanto, puede resultar de utilidad como complemento alimenticio en dietas de control del peso.

 
Se han publicado estudios favorables en los enfermos con epilepsia.

 
Relación con la Diabetes

Los efectos del GABA no son simples de interpretar y hay casos en los que puede insinuar un efecto desconcertante. No parece que todas las personas reaccionen de la misma forma.

 

COMO AUMENTAR LOS NIVELES DE GABA

1º COMPLEMENTACION DIRECTA CON GABA

 
Es una opción que se puede intentar siempre en dosis adecuadas. La mayoría de marcas lo ofrecen en dosis de 500 mg aproximadamente. Puede ser interesante fraccionar las dosis.
La eficacia de la complementación oral se pone en entredicho, por el hecho de que el GABA tiene dificultades para atravesar la barrera hematoencefálica y llegar al cerebro. Aunque al parecer pudiera ser eficaz en algunas personas y en determinadas situaciones.

 
Se han publicado estudios que relacionan la complementación oral de GABA con aumentos en la producción de HGC (Hormona del crecimiento humano). Aunque para lograr este efecto se han ensayado tratamientos con dosis elevadas que precisan un control médico.

 
Si es una persona sana que se nota acelerada y excitada puede probarlo a las dosis recomendadas. Si por el contrario se nota chafada, seguramente no sería el complemento más recomendable.

 

2ª COMPLEMENTACION INDIRECTA

 
Otra opción, para obtener un “efecto GABA” es el empleo de productos naturales que aumentan los niveles de GABA en el cerebro o actúan sobre sus receptores.
Son los casos de los complementos con L-Teanina, y las principales plantas medicinales relajantes, como la valeriana, lúpulo, pasiflora, Te.

 
El magnesio también actúa sobre los receptores de GABA y su actividad en el cerebro.

 
La serotonina también favorece la acción del GABA, al igual que sus precursores L- triptófano y 5-HTP.

 
Por el contrario la cafeína y los complementos con glutámico se oponen a esta acción.

ASOCIACIONES

Se observa asociado frecuentemente en complejos con: Vitaminas del grupo B, Calcio, Manganeso, L-Glutamina, Inositol, L-Lisina, Taurina, Fosfatidilserina, L-Teanina.
Estas asociaciones permiten lograr efectos sinérgicos.


EFECTOS ADVERSOS

Según los estudios actuales, no es toxico, y se considera un producto seguro a las dosis de complementación. Aunque no conviene emplear GABA durante largos periodos de tiempo sin asesoramiento.
En personas con depresión y trastornos mentales se requiere tomarlo con control médico
Está contraindicado en los enfermos con insuficiencia renal o hepática. Los diabéticos deben usarlo asesorados por el médico.
Solo a dosis altas puede causar somnolencia, en algunas personas. produce una sensación de hormigueo, y en algunas personas taquicardia.

No debe asociarse con fármacos sedantes como barbitúricos, benzodiazepinas u otros . Tampoco es bueno tomarlo con alcohol.

No ha demostrado inocuidad en embarazo y lactancia.

 

Compartir: