Electricidad y medicina: Los medicamentos eléctricos

En el siglo XIX la electricidad y el magnetismo eran la novedad del momento, y a las personas de a pie les parecía cosa de magia. Así, algunos laboratorios farmacéuticos aprovecharon la ocasión para empezar a comercializar los llamados “medicamentos eléctricos”.

 

En esta misma época, se hicieron conocidas, en el ámbito médico-farmacéutico europeo, las ideas vitalistas germánicas herederas de Paracelso; las publicaciones de Mesmer, un médico alemán que investigó lo que él mismo llamaba “magnetismo animal”; y las de Von Reichenbach, que creó el concepto de “fuerza ódica” para designar una energía de tipo electromagnética que podía ser irradiada por la mayoría de las sustancias, y que podía actuar sobre el sistema nervioso humano.

 

Hojas de afeitar Bambú

 

En la actualidad, estas ideas solo son curiosidades terapéuticas del pasado, fruto de otra mentalidad. De hecho, cuando la electricidad entró en la vida cotidiana de las personas, las medicinas eléctricas perdieron su atractivo y pasaron a la historia.

 

Dr. Walford Bodie, de la magia a la medicina

 

La colección de medicamentos Serra Mandri contiene unas píldoras y un linimento donde aparece la imagen de un hombre con aspecto de mago. Se trata de Walford Bodie, un mago e hipnotizador muy famoso a finales del siglo XIX. Pero, ¿qué hace la imagen de un mago en unos medicamentos?

 

Samuel Murhpy Bodie, más conocido como Walford Bodie, nació en Aberdeen el 11 de junio de 1869, en plena era victoriana. Empezó a trabajar en una compañía de teléfonos, donde quedó fascinado con las nuevas tecnologías. Posteriormente, empezó a trabajar en los escenarios, formando parte de un grupo familiar llamado The Bodie Show, donde decidió cambiarse el nombre por el de Dr. Walford Bodie. Su aspecto, su penetrante mirada y su bigote le otorgaron una personalidad muy reconocible en esa época, a la par que misteriosa.

 Dr Bodie Electric pills and liniment

Bodie se aficionó al que era un invento reciente de la época: la electricidad. Conocía los trabajos de Nikola Tesla, quien hizo grandes hallazgos en este ámbito, como que la electricidad de alto voltaje podía pasar por el cuerpo sin causar daño, siempre que el amperaje fuera bajo.

 

El año 1890, los estadounidenses inventaron la silla eléctrica, hecho que le dio la idea a Bodie de representar electrocuciones a colaboradoras en el escenario. El espectáculo incluía humo y chispas, y los voluntarios que se prestaban a subir al escenario recibían pequeñas sacudidas para envolver el número de realismo. También realizaba otros espectáculos usando los nuevos inventos tecnológicos de la época, como un aparato de Rayos X.

 

Unos años más tarde, Bodie, que defendía las posibilidades del hipnotismo terapéutico, comenzó a interesarse por la medicina y a curar a la gente de forma gratuita, hecho que puso en contra a médicos reales, que incluso llegaron a denunciarlo.

 

Un hombre de negocios decidió fundar The Bodie Electric Drug Company, una empresa que comenzó a elaborar productos farmacéuticos con la imagen de Walford Bodie. Los productos eran básicamente ungüentos, elixires, linimentos y dentífricos eléctricos, y en todos aparecía el nombre y el retrato de Bodie.

 

Dr Bodie Electric pills

 

También se publicó un libro, que difundió la fama de Bodie por todo el imperio británico. De hecho, el rey Eduardo VII asistió a una de sus actuaciones en Londres y le agradeció su trabajo con los pobres. Bodie, también conoció a Charles Chaplin y Harry Houdini, e influyó en la vida de ambos.

 

Durante la Primera Guerra Mundial, de gira por Sudáfrica y la India, su barco fue torpedeado por un submarino alemán y perdió su material. Entonces, empezó a centrarse más en el hipnotismo, hasta octubre de 1939, cuando murió en plena actuación. Algunos de sus trucos de hipnosis han pasado a la historia del espectáculo y se siguen haciendo actualmente.

 

 

Bucklen y el Electric Brand Laxative

 

Otro nombre importante de conocer en la historia de los medicamentos eléctricos es el de Herbert E. Bucklen, uno de los hombres más ricos del estado de Indiana.

 

Su caso, fue un ejemplo claro del “sueño americano” convertido en realidad, gracias al desarrollo de las llamadas “Patents Medicines”, que generó grandes fortunas en los Estados Unidos, muchas de las cuales se derrumbaron en las siguientes generaciones.

 

Bucklen comenzó trabajando en una farmacia familiar de Elkhart, Indiana, y a la vez empezó sus estudios de farmacia. En 1870, la farmacia donde trabajaba albergó la primera “soda fountain” de su ciudad, y él compró los derechos de unos medicamentos patentados por el Dr. Z. L. Rey. Más adelante se trasladó a Chicago y allí fundo el laboratorio H. E Bucklen & Co.

 

Electric brand laxative y publicidad

 

Bucklen vendió millares de sus productos, especialmente el Electric Brand Laxative, que actualmente conserva también el museo Smithsonian. Este producto era un elixir de grado alcohólico muy elevado, de 18º, que contenía una mezcla de plantas laxantes, como aloe, ruibarbo y sen con genciana y pimienta, que se popularizó para el estreñimiento.

 

Old Dr. Hallock’s Electric Pills

 

Las pastillas Old Dr. Hallock’s electric pills eran un medicamento que se empezó a vender en 1848 en Boston. Se publicitaron mucho en la prensa de diversas ciudades de Estados Unidos y se fabricaban en el taller Somers Bros de Brooklin.

 

Electric pills

 

Aparentemente, no hay una razón explícita para que las pastillas llevasen el adjetivo “electric”, pero puede que se deba a que popularmente los nervios se asimilaban con la electricidad, y este nombre resultaba un buen reclamo publicitario. También es posible que el producto se sometiese a alguna corriente eléctrica.

 

Su publicidad iba dirigida a los hombres, y los anuncios indicaban que estaban hechas para “preparar el cuerpo para los ritos del matrimonio”.

 

Electro Silicon Liniment

 

 

Este medicamento posiblemente era un linimento de silicio coloidal. Se vendía a finales del siglo XIX en los estados Unidos y se promocionaba en tarjetas publicitarias o Trade Cards.

 

 

 

 

 

Parmenter’s magnetic oil

 

Dr Parmenter's magnetic oil

El aceite “magnético” Parmenter’s es bastante famoso por las reproducciones de sus carteles publicitarios, realizadas en un estilo popular americano y con una imagen gráfica propia de finales del siglo XIX. 

 

Se presentaba como un analgésico infalible para el reumatismo y se vendía en Estados Unidos a mediados del siglo XIX.

 

Otros productos

 

Lejos de estos productos, encontramos el Electrolactil, inventado por el científico valenciano Vicente Xerri. En 1920, Xerri, interesado por la farmacia, ideó este preparado a base de fermentos lácticos, lo que actualmente llamaríamos probióticos, para dar una respuesta nacional a las importaciones que se hacían de este tipo de productos para el tratamiento de afecciones intestinales como diarreas o disenterías.

 

Electrolactil 

El Electrolactil contenía bacilos lácticos vivos, preparados en una solución lactosa y sacarosa, a la que se le aplicaba electricidad. Se presentaba en suspensión, en botellas de cuarto de litro que se cerraban como una gaseosa. Tenía buen sabor, y era usado por muchos niños durante la posguerra en España.

 

En los años 20 se investigaban los metales y metaloides como la plata, el oro, el platino, el iodo, el rodio, el paladio y el iridio, así como su comportamiento como antibióticos en forma de coloides cargados de electricidad. Se aplicaban corrientes eléctricas a dos polos metálicos, que liberaban partículas coloidales cargadas de electricidad a las soluciones salinas portadoras. Clin Comar Cie, empresa con sede en París, disponía de una gama de coloides metálicos cargados eléctricamente.

 

Electrorhodiol, Electrargol y Electriidiol son tres ejemplos de esta curiosa línea de productos. Lantol, de los laboratorios Couturieux, fue otro producto similar, a base de rodio coloidal.

 

En 1921, el International Medical Digest, una publicación científica editada en Estados Unidos, se hizo eco del empleo del rodio coloidal en infecciones como la tuberculosis pulmonar o la endocarditis.

 

 

Electrorhodiol y Electriridiol

 

 Lantol y parte superior de los productos Clin

  

Català: 

Història de la farmàcia. Història del disseny gràfic. Història de la publicitat. Història del medicament. Història de la medicina. Medicaments vintage.

Presentem un article sobre els medicaments elèctrics, comercialitzats durant el segle XIX després del descobriment de l'electricitat i el magnetisme. 

 

English:

History of the pharmacy. History of graphic design. History of advertising. History of medicaments. History of medicine. Vintage medicines.

We present an article dedicated to the "electric medicaments", marketed during the 19th century after the discovery of electricity and magnetism. 

 

Français:
Histoire de la pharmacie. Histoire du graphisme. Histoire de la publicitee. Histoire des medicaments. Histoire de la medicine. Medicaments vintage.

Article dédié aux vieux médicaments dits "électriques", commercialisés au XIXe siècle à la suite de la découverte de l'électricité et du magnétisme. 

 

 

 

© 2019 Farmacia Serra Mandri. Todos los derechos están reservados. Protegido por los derechos de autor de España y tratados internacionales.

 

 

Arte farmaceutico es un trabajo de www.farmaciaserra.com, la farmacia especializada en homeopatía, fitoterapia, aromaterapia, complementos nutricionales, flores de Bach y otras disciplinas dentro de las terapias complementarias.

 

Compartir: