“Memorial de Remedios Universales” de Fray Miguel Agustín. Parte 1ª

Este trabajo es la primera parte de la transcripción y comentarios del “Memorial de remedios universales para las enfermedades ordinarias de los de la familia de la casa de campo, hecho por Carlos Esteban y Juan Libaut, médicos de la ciudad de París". Se trata de un apartado del “LIBRO DE LOS SECRETOS DE AGRICULTURA, CASA DE CAMPO Y PASTORIL”, escrito por Fray Miguel Agustín (1560 - 1630), prior del Temple de Perpiñán, de la orden de San Juan de Jerusalén.

 

Esta obra pretende ser un compendio de todos los conocimientos necesarios para la vida en el mundo rural. Trata de la estructura familiar, la relación con el entorno, la ganadería, la agronomía, caza, viticultura, etc. En el apartado que nosotros transcribimos, se describen los remedios medicinales necesarios para el buen mantenimiento de la salud en un ambiente de campo.

 

El autor, tal como indica el título, se inpira en una obra, PRAEIDIUM RUSTICUM, de Charles Estienne, médico y editor, discipulo de Sylvius y Vesalio, que se hizo famosa en toda Europa a partir de 1554 y que fue publicada en lengua francesa en 1564 por su yerno Jean Liebault con el nombre de L´AGRICULTURE ET MAISON RUSTIQUE.

 

Contiene bellas ilustraciones sobre aparatos de destilar, baños maría, aparatos de medición, esquemas de veterinaria y un calendario perpetuo de años fértiles. Se publicó originariamente en lengua catalana pero la versión de que disponemos y que aquí comentamos es una castellana de 1722, editada en la imprenta de Juan Piferrer de Barcelona.

 

Fray Miguel Agustin, exorta a los lectores a seguir una vida acorde con los preceptos de la religión católica, y después indica:

 

"…..será de mucho provecho a la Madre de Familias de la Casa de Campo; faber medicamentos, para curar con simples los enfermos de su Casa, y Familia; y saí mismo de sus buscas y accidentes, porque no sea necesario llamar al Medico a cada paso, que donde viene muchas veces, no puede haber mucho aumento: los medicamentos simples con que pueden curar las enfermedades que aquí havemos dicho vera en el memorial que se sigue, hecho por Carlos Estevan, y Juan Libaut, Médicos de la Ciudad de París, dejando los remedios exquisitos para los Médicos de las Ciudades, y Lugares populosos, que es más la ganancia de los Médicos, que el provecho de los que vienen á sus manos....."

Generalidades y pesos

En la transcripción se han conservado los giros de la lengua, originales de la traducción castellana del autor. En el texto original las “s” se expresaban con la letra “f”. La acentuación, puntuación del texto y selección de mayusculas se han respetado del original, a pesar de que la ortografía no es siempre la correcta. Al final de cada remedio se indican unas aclaraciones para mejor comprensión y/o una fotografía.

 

El autor emplea sistemáticamente determinados productos, como el agua rosada, que sería la destilada de rosas y el aguardiente (alcohol) que se obtenía por destilación sucesiva del vino, productos básicos en la botica.

 

La ortografía de determinados productos y plantas varía a lo largo del texto, a veces escribe axenjos, otras agenjos, para nombrar al ajenjo (Artemisia absinthium).

 

Los aceites, aceytes en el texto son de diversas plantas y se obtenían por maceración de las plantas en aceites vegetales, como el de oliva.

 

Los pesos mencionados son los dragmas, equivalentes a 3,6 gramos actuales, es decir tres escruplos de 1,2 gr. Las onzas era una medida equivalente a 28,8 gramos.

 

Deseo que la lectura os sea entretenida, algunos de los remedios tienen mucha gracia y, sobre todo, de ninguna manera debe ser tomado este texto como una fuente de remedios actuales para curar cualquier enfermedad.

Memorial de remedios

 

1.- Para la calentura continua.

Primeramente será de importancia, para la calentura continua, poner encima los pulsos de los brazos del paciente, el blanco de dos huevos frescos, y ollin de chimenea bien batido, incorporando en ello sal, con fortíssimo vinagre, faxandolo todo con un lienzo de lino.Tambien es bueno tomar una cebolla albarrana, y sacarle el cogollo, y luego ponerla encima del pulso del brazo derecho, atada fuertemente. Muchos curan picando unas acelga ó acederas silvestres* y hacen de ello una bebida, que tomada en el rigor de la calentura, la remedia. Otros hacen emplasto de lo mismo, y lo aplican á los pulsos. Otros cogen la semilla entera de una yerva, llamada Psillo* y la ponen en agua una noche entera, y dán á beber al enfermo con azucar.

 

  • * Acederas silvestres: debe referirse al Oxalis acetosella, llamada aleluya, que junto con las plantas del genero Rumex, de nombre comunromazas, se conocían como acederas, y tienen virtudes refrescantes. Son ricas en oxalato potásico, al igual que las especies del genero Rumex. El oxalato potásico se conoce como sal de acederas.
  • * Psillo: semilla de Plantago psyllium.

 foto de una planta de acedera silvestres

 

2.- Para la calentura quartana, y quotidiana.

Para la calentura quartana, y aun quotidiana (que para todo es muy bueno) tomareis salvia de la menuda, ú de la comun, si de essa no hallareis, hyssopo, axenjos, peregil, yerba buena, artemisia, trifolio con manchas blancas, que por otro nombre se llama trebol, y picado todo junto con el ollin mas grueso, que huviere en la chimenea, y vinagre muy fuerte, que sea destemplado, y hacer con ello emplastros pequeños, para aplicar á los pulsos de los brazos. Para lo mismo es muy bueno tomar el migajon de dos panes blancos calientes, como salieron del horno, y ponerlos con vinagre, y después destilenlo por alambique, y dos horas antes que le venga la calentura al enfermo, dadle á beber de dicha agua la cantidad de dos onzas.

 

3.- Para la calentura terciana.

Las calenturas tercianas se quitarán con las raices del romaza*, calientes y puestas en vino blanco por espacio de tres , ó quatro horas, y después colado con un paño, y conservado por espacio de dos , ó tres días, y le daran á beber al enfermo una, ú dos horas antes de la fuerza de la calentura terciana. Lo mismo hará la raiz del llantén picada con igual cantidad de agua, y vino; y tambien tomando la misma yerva , picadla, y sacad el zumo, y dadlo á beber al paciente algo antes de la calentura: El zumo de las verdolagas*, y de la penpinela* hace lo mismo. Para lo mismo, el remedio mas eficáz , en opinión de algunos Medicos, es , tomar en ayunas, cinco horas antes de la calentura, dos onzas del zumo de las granadas, y luego ungirán los pulsos, y plantas de los pies con un poco de unguentos de pupuleon, con dos dragmas de tela de arañas, y tenerselo assi hasta que passe el rigor de la calentura. Otros hacen un unguento de lombrices, y unto de ganso, con que les ungen la frente, y pulsos antes de la calentura.

 

  • * Romaza: Las romazas son plantas del genero rumex, en catalan paradellas, son las llamadas acederas comunes, ricas en sales potásicas, y acido oxálico.
  • * Verdolagas (Portulaca oleracea): Dioscórides la menciona como útil en las calenturas.
  • * Penpinela o pimpinela: planta de nombre cientifico Sanguisorba sp, de virtudes depurativas y sudoríficas.

 foto de una planta de pimpinela

 

4.- Para la calentura cuotidiana.

La calentura cuotidiana se quitará bebiendo antes de la accession el zumo de la vetonica* y del llantén, ó bebiendo cada mañana una decoccion de raices de apio, perejil, esparaguera, y hojas de vetonica, y escolopendra, garbanzos negros, y corteza de saúco, ó poner raices de yesgos* en vino blanco, y beber dos onzas de él antes de la calentura; pero se ha de hacer algun remedio después para dormirse.

  • * Vetonica o betonica (Betonica officinalis): planta de la familia de las labiadas.
  • * Yesgos o yezgos (Sambucus ebulus): arbusto de la familia de las caprifoliaceas.

 

5.- Para la calentura quartana.

Es singular remedio contra la quartana el zumo del verbasco* puesto en vino blanco, y bebido poco antes del excesso. Lo mismo hará el zumo de la farfara*, dicho por otro nombre blatania*. También la decocción de las hojas y raíces de la verbena*, cocidas con vino blanco y decocción de la yerva llamada calamento*, poleo, orégano, buglosa*, borrajas, lengua bobina*, corteza de raiz de tamarisco*, fresno, betonica*, tomillo salsero, agrimonia, y raices de espárragos, cocido todo con vino blanco. Tambien es bueno el zumo de los axenjos, y de ruda, dexandolo clarificar, y bebiendolo antes del exceso. El zumo de llantén bebido con idormel*, es muy bueno. Tambien un unto de aceyte de alacranes, puesto en el espinazo, y pulsos, antes del exceso. Aceyte de laurel con aguardiente, tiene la misma virtud.

  • * Verbasco: planta de las escrofularacias, llamada gordolobo.
  • * Farfara o blatania: la farfara es el Tusilago, planta de empleo similar al verbasco, usada para la tos y las calenturas, la blatania podría ser una variedad de verbasco. El autor podría haber confundido las plantas.
  • * Verbena: mencionada por los clásicos, llamada hierba sagrada, corresponde a la verbena officinalis.
  • * Calamento o calamenta: Calamintha officinalis
  • * Buglosa (Anchusa officinalis): planta borraginácea, conocida por sus virtudes sudoríferas.
  • * Lengua bobina o lengua de buey: nombre comun de la buglosa y de otras borragináceas como el Echium vulgare, de nombre común viborera.
  • * Tamarisco o tamariz: árbol empleado en medicina.
  • * Idormel: hidromiel. Bebida fermentada conocida desde la remota antigüedad, a base de miel y agua. Se le solían adicionar vino y especias

 foto de una planta de buglosa

 

6.- Para el dolor de la cabeza que procede de calor.

El dolor de la cabeza, que viene de calor se quita poniendo encima de la frente paños mojados con agua rosada ó zumo de llantén , parietaria, lechuga, verdolaga, y vinagre, ó con batir dos claras de huevos, con agua rosada, y hacer una estupada*, que coja la frente. Tambien se quita lavando la cabeza con agua tibia, en que hayan cocido hojas de vides, salvia, nenuphar*, y rosas, y con el agua que quedare, lavarse las piernas, y los pies.

 

  • * Estupada: estopada, porción de estopa que permite hacer un emplasto.
  • * Nenuphar: planta acuática del género Nymphaea.

 

7.- Para la frenesía*

Para la frenesía, causada de la calentura continua en el enfermo, será bueno ponerle en la cabeza el higado, ó riñones de un carnero, al punto que acabaren de matarlo, ó un pollo, ó paloma, abierto por el espinazo.

 

  •     * Frenesía: frenesí, delirio, exaltación del ánimo.

 

8.- Para la somnolencia.

A quien estuviere demasiado dormido, será bueno ponerle una venda de axedrea*, cocida con vinagre, ú darle humo por las narices con plumas de perdiz, o suelas de zapatos viejos, ú de uñas de jumentos, ú de cabellos humanos.

 

  • * Axedrea o ajedrea: planta de la familia de las labiadas.

 

9.- Para hacer dormir.

Para quien no puede dormir: Tomareis la semilla de las dormideras*, veleño*, lechugas*, y zumo de yerva mora*, ó leche de muger, que cria hija, ú hojas de yedra terrestre*, amasadas con el blanco de un huevo, y le hareis un emplastro en la frente, y con esto dormirá.

 

  • * Dormideras: adormidera, opio, papaver somniferum, papaver sativum.
  • * Veleño: Beleño, Hyoscyamus niger, planta hipnótica usada desde la antiguedad.
  • * Lechuga: a la lechuga doméstica, se le atribuían propiedades sedantes.
  • * Yerva mora: solanum nigrum (solanum hortense), planta empleada como sedante, en decocción o cataplasmas.
  • * Yedra terrestre: aunque se conoce actualmente con este nombre la planta Glechoma hederacea. La hiedra común tiene virtudes relajantes

 

foto de planta de adormidera

 

10.- Para la apoplegia.

Para la apoplejia, llamada de ordinario mal de San Juan*, (si bien los Santos, ni dán, ni tienen males) es remedio eficaz beber nueve mañanas dos onzas de zumo de yerva paralisia*, ó culantro*, ó usar cada mañana, por cuatro, ó cinco dias, unos polvos hechos de la semilla de la Peonia, y corteza de encina, ó llevar esta corteza colgada al cuello, ó algun grano de la peonia, ó una piedra, que se suele hallar en el nido de las golondrinas.

 

  • *Mal de San Juan: nombre medieval de la epilepsia. En el texto se identifica con la apoplejía, debido a la identificación que se hacía en esta epoca entre ambas enfermedades.
  • * Yerba paralisia: La primula veris, o primvera, antiguamente se denominaba “radix paralysos”, tenía fama de fortalecer el cerebro.
  • * Culantro: sinonimo del coriandro. Reputado por su acción sobre el cerebro.Andres Laguna botánico español del siglo XVI, que en el libro PEDACIO DIOSCORIDES ANAZARBEO decía que: "…No me espanto si en nuestra España tenemos tantas casas de orates (locos), pues comemos en todos los potages y salsas ordinariamente el culantro verde…".

 

11.- Para el encendimiento del rostro.

Para quitar el demasiado calor de la cara, s bueno labarla con decoccion de paja de cevada, que en Catalán se llama ordio, ú de avena, añadiendo despues el agrio de la naranja.

 

12.- Para las porcelanas ó lamparones (pustulas).

Si quereis curar las porcelanas, ó lamparones, haveis de tomar puerros, con las hojas, y raices de la romaza, y sacar cerca de una libra de zumo, donde pondreis una onza de piratro*, hecho polvos, y un escruplo de verde rama, mezclado todo muy bien, y lo aplicareis cada dia donde están los lamparones, en la cantidad que bastáre.

 

  • * Piratro: pelitre, tambien llamado piretro.

 

13.- Para la flaqueza de la vista.

Curareis la flaqueza de la vista, tomando el hinojo, verbena, celidonia, ruda, enfragia*, y rosas, partes iguales, y lo hareis destilar por alambique; y quando quisiereis usar de ello, pondreis tres, ó cuatro gotas en el ojo por la mañana, y tarde, y hallareis remedio. Tambien es bueno hacer una decoccion de hinojo, ruda, y enfragia, y recibir aquel humo.

 

  • *Enfragia (Eufrasia officinalis): planta introducida en terapéutica por el famoso alquimista valenciano Arnau de Vilanova.

 foto de una planta de eufrasia officinalis

 

14.- Para el dolor de los ojos.

Quitareis el dolor de los ojos con la decoccion de la manzanilla, corona de rei, y hinojo en grano hecha con agua, y vino blanco; y para usarla, se ha de tomar un lienzo de lino en quatro pliegues, y ponerlo mojado con dicha decoccion encima de los ojos; y tambien es buena la leche de la muger batida con un blanco de buevo, y puesta encima de los ojos.

 

15.- Para la sangre de los ojos.

Quitareis la sangre de los ojos, tomando clara de huevo, batida con agua rosada de llentén, y mojar con élla un paño de lino, y aplicarlo á los ojos.

 

16.- Para cardenales de ojos.

Para curar los cardenales de los ojos, por haver recibido algun golpe en ellos, y quedáren negros, echad en ellos, á la parte de adentro, un poco de sangre de la ala de un palomino, ó tortola. Y el mismo remedio es bueno para las manchas de los ojos, y un emplastro hecho de axenjos frescos, picados, y mezclados con leche de muger, y agua rosada aplicado á la parte dañada.

 

17.- Para inflamacion de ojos.

Es buen remedio para inflamacion de ojos, poner encima de ellos los riñones de un carnero ú oveja, frescalmente muerto, ó tomar una manzana dulce, y cocerla en el rescoldo, y mezclar la carne de ella con harina de cevada (en Catalan ordio ) leche de muger, agua rosada, clara de huevo, y agua de las flores de todos meses*, y es bonissima. La misma virtud tiene la piedra, que se halla en el cuerpo de la golondrina, y un ojo de lobo colgado al cuello.

 

  • * Flor de todos los meses: la Caltha palustris, en catalán, “flor de tots mesos”.

 foto de una planta de flor de todos los meses

 

 

 

18.- Para los ojos legañosos, lagrimas, y corrimientos.

Para los ojos lagañosos hareis una decoccion de hojas de vetonica y raices de hinojo, y un poco de incienso fino, y hacer colirio, y lavarselos á menudo, y detiene , y quita las lagrimas, y otros corrimientos de los ojos.

 

19.- Para las cataratas.

Las cataratas de los ojos las quitareis tomando un huevo, ó mas, frescos del dia, cocerlos en el rescoldo, hasta que estén duros, y despues hacer quartos de ellos, y quitad las yemas, llenareis sus vacios de otro quarto de azucar piedra, el mas blanco que hallareis, y puesto todo en un lienzo limpio, exprimidlo muy apretadamente, hasta que salga un agua, ó licor , que despedirá de si, y usar de ella de quando en quando, echando alguna gota dentro del ojo enfermo, y se remediará.

 

Es bueno para lo mesmo un agua, que se hace del vitriolo blanco*, azucar piedra, agua rosada, y claras de huevos duros, sacada por un paño, como se ha dicho, y usandola por la tarde, y mañana. A otros les vá bien con agua de tutia* preparada, la qual se tiene que hacer tomando una onza de dicha totia, y media onza de almastiga*, derritiendolo todo en agua rosada, y vino blanco, una taza de cada cosa, y puesto todo en una redoma, poniendola al Sol por tres semanas; advirtiendo, que lo haveis de quitar siempre que el Sol faltáre.

 

  • * Vitriolo blanco: El acido sulfúrico era el vitriolo y los sulfatos por extensión. El sulfato de cobre era el vitriolo azul, el de hierro, el verde. El vitriolo blanco era el sulfato de zinc.
  • * Agua de tutia: la tucia era el óxido de zinc (insoluble)
  • * Almastiga: resina obtenida del arbusto Pistacia lentiscus.

 foto de un arbusto de pistacia lentiscus

 

20.- Para el dolor de oido.

El dolor de oido remediareis, tomando aceyte rosado, y un poco de vinagre, y ponedlo al oido que duele, poniendo encima un coginete, ó talego de manzanilla, y corona de rey, y os quitará el dolor.



21.- Para el zumbido de las orejas.

Para el ruido, ó zumbido, que suena en las orejas, es bueno poner en ellas aceyte de ruda, ú de espicanardi*, ú de almendras amargas, ó aguardiente.

 

  • * Espicanardi: planta aromática de origen asiático empleada en la antigua Roma, es el Nardostachys jatamansi, de la familia valerianacea.

 

22.- Para la sordéz.

Para la sordéz, echareis dentro del oido zumo de cebolla ú de vid blanco, ó aceyte en que se hayan cocido raices de gamones*, mezclado con miel, ó el zumo de la corteza de rabanos, mezclado con aceyte rosado.

 

  • * Gamones: els gamons asphodelus cerasifer.

 

23.- Para estancar el fluxo de la sangre de las narices.

Quien tuviere fluxo de sangre de narices, se le atarán los estremos, tan apretados como sea possible, y poner en las narices un emplastro de ortigas asperas, y hacerle tener en las manos raíces, y hojas de agrimonia, ó tener en la boca agua frigidissima, mudandola a menudo. Tambien son muy á proposito las flores de la salvia, y aquel vello que tienen los membrillos, ú otras frutas vellosas, puestas dentro de la nariz, y al rededor de el cuello, principalmente sobre la vena jugular, poner yervas refrigerantes, como parietaria, llantén, lechugas y otras.

 

24.- Para el dolor de los dientes, y muelas.

Para el dolor de los dientes, hareis decoccion de raíces de jusquiamo*, con vinagre , y agua rosada, y tomar de ella en la boca de quando en quando. Lo mismo hará una cabeza de ajos assada un poco al rescoldo, y amassada, y despues puesta encima de los dientes, ó muelas que duelen, tan caliente como se puede sufrir; advirtiendo, que primero se ha de poner un poco de dicha masa en la oreja, á cuya parte estuviere el dolor.

 

  • * Jusquiamo, sinonimo del beleño.

 

25.- Dientes movedizos.

Si los dientes se menean, ó mueven, tomen alumbre (46), y agua rosada, y hagan decoccion, ó tomen de la raiz del quinquefolium (47), y alumbre y aplíquenlo para confortar los dientes.

 

  • * Alumbre: llamado de roca, el sulfato aluminio potásico.
  • * Quinquefolio o quinquefolium: Potentilla reptans, de las rosaceas.

 

26.- Mal aliento.

Quien de si diere mal aliento, tome anis, algarrofas, almastiga y raiz de lirio azul*, y cuezalo todo con vino; y use labarse la boca con él y se quitará el mal aliento.

 

  • * Lirio azul: Iris germanica.

 foto de una planta de lirio azul

 

 

27.- Esquinencia, ó garrotillo.

Al mal de esquinencia, ó garrotillo, es muy buen remedio tomar un nido de golondrinas entero, y hacer dél un emplastro, con aceyte de manzanilla, almendras dulces, y aplicarlo á la garganta.

 

28.- Dolor de costado.

Tomareis para el dolor de costado tres onzas de cardo benedicto*, y una cucharada de vino blanco, seis yemas de huevos frescos, y todo bien mezclado, se dará tibio al paciente, lo mas presto que se pueda, y hallarán gran remedio. Tambien importa, hacer ceniza ó polvo del miembro viril del buey, y dár de aquella ceniza al enfermo una dracma, mezclada con vino blanco, si la calentura fuere poca; y si fuere mucha, con agua de cardo benedicto, ú de cebada; y creed, que es singularissimo remedio, y que usado tres dias continuos, quitará totalmente el dolor.

 

  • * Cardo benedicto: Cnicus benedictus, tenía fama de combatir la peste, de ahí el nombre sagrado que le atribuyeron en la edad media.

 

foto de una planta de cardo benedicto

 

El modo como se ha de hacer dicha ceniza, será: Cortareis el nervio, ó miembro del buey á pedazos menudos, y los pondreis en una piñata pequeña, y nueva, en fuego fuerte, que tenga alrededor rescoldo muy caliente, y ascuas encendidas, y se ha de menear muy á menudo, hasta que se hecha de vér, que yá está hecha toda polvos, que será al cabo de un dia entero, y no antes.

 

29.- Detener el hipo, ó sollozo.

Para detener el hipo, ó sollozo, que llaman otros, será bueno detener el aliento á menudo y desperezarse, cansarse, padecer sed: es bueno tambien echar agua fria en el rostro del paciente, ó ponerlo en cuydado con alguna cosa que le suspenda.

 

30.- Para el vomito.

Será bueno para quitar el bomito, tomar una tostada de pan, y mojarla con zumo de yerva buena, y polvorizarla con almastiga, y ponerla caliente encima del estomago, mudandola de tres en tres horas, y quitará el vomito. Tambien es bueno tomar dos manojos de dicha yerva buena, y uno de rosas, y cocerlos en vino; despues incorporareis dichas yervas, cocidas con polvos de almastiga, y ponerlo todo hecho emplastro en el estomago; y si el vomito fuere con calentura, será bueno cocer la yerva buena, y rosas con vinagre, y mojar la tostada de pan. Tambien la yerva buena picada, y mezclada con aceyte rosado, puesta como emplastro en la boca del estomago, quia toda manera de vomitos.

 

Continúa en Memorial de Remedios Universales” de Fray Miguel Agustín. Parte 2ª

 


 


Català:

Transcripció del “Memorial de remedios universales para las enfermedades ordinarias de los de la familia de la casa de campo, hecho por Carlos Esteban y Juan Libaut, médicos de la ciudad de París". Es un apartat del “LIBRO DE LOS SECRETOS DE AGRICULTURA, CASA DE CAMPO Y PASTORIL”, escrit per Fray Miguel Agustín (1560 - 1630), prior del Temple de Perpinya, de l'ordre de San Juan de Jerusalém.
Explica mètodes tradicionals per segons quins símptomes es presenten.

 

English:

Transcription of the book “Memorial de remedios universales para las enfermedades ordinarias de los de la familia de la casa de campo, hecho por Carlos Esteban y Juan Libaut, médicos de la ciudad de París". LIBRO DE LOS SECRETOS DE AGRICULTURA, CASA DE CAMPO Y PASTORIL”, written by Fray Miguel Agustín (1560 - 1630)

 

Français:

Transcription d'un mémorial “Memorial de remedios universales para las enfermedades ordinarias de los de la familia de la casa de campo, hecho por Carlos Esteban y Juan Libaut, médicos de la ciudad de París". LIBRO DE LOS SECRETOS DE AGRICULTURA, CASA DE CAMPO Y PASTORIL”, ecrit par Fray Miguel Agustín prieur du couvent du Temple a Perpignan (1560 - 1630)

 

© 2010 Farmacia Serra Mandri. Todos los derechos están reservados. Protegido por los derechos de autor de España y tratados internacionales.
Arte farmaceutico es un trabajo de www.farmaciaserra.com, la farmacia especializada en homeopatía, fitoterapia, aromaterapia, complementos nutricionales, flores de Bach y otras disciplinas dentro de las terapias complementarias.

 

Joan Maria Serra Mandri
Farmacéutico

Compartir: