Nutrientes y sol. Aprovecha los beneficios del sol de forma segura

No debemos olvidar que necesitamos el sol.

También es cierto que debemos tomar ciertas precauciones para evitar los efectos nocivos producidos por el exceso de exposición.

Pero ¿cómo podemos aprovechar todos los efectos beneficiosos del sol de forma segura?

En este artículo te explicamos como puedes protegerte del sol también desde dentro, a través de los nutrientes de los alimentos y poder aprovechar todos sus beneficios para la salud de forma segura.

Aunque es importante que recuerdes que la protección tópica con cremas solares sigue siendo necesaria en momentos concretos.

  

Hacemos un breve repaso: Radiaciones solares

Rayos infrarrojos: son los responsables de la sensación de calor.

 

Radiaciones ultravioletas (UV): Tipos: UV-A, UV-B y UV-C.

Los rayos UV-C no llegan a la superficie de la tierra, la atmósfera los absorbe en su totalidad. Son los más perjudiciales.

La radiación UV-B es parcialmente absorbida por la capa de ozono, de ahí la importancia del deterioro progresivo de la atmósfera para la vida en la tierra.

La radiación UV-A es la que llega principalmente

 

Beneficios y riesgos

Una absorción moderada de este tipo de radiación es beneficiosa porque estimula la producción de Vitamina D, necesaria entre otras cosas para la fijación del calcio en los huesos.

Beneficioso en algunas afecciones dermatológicas por su efecto antinflamatorio

Mejora el estado de nuestras defensas

Ayuda a regular la producción de melatonina, hormona que ayuda a definir los ciclos de sueño

Promueve la síntesis de serotonina, sustancia relacionada con el estado de bienestar

Ayuda a regular el colesterol

Reduce la presión sanguínea

Los UV al penetrar en las capas de la piel estimulan la producción de melanocitos responsables de un aumento de la pigmentación, es decir del bronceado, que es un elemento protector.

 

La acción negativa de los rayos UV se relaciona con el daño en la piel, en las mucosas, en los ojos y la producción de radicales libres que nos envejecen. La acción de los UV en exceso es perjudicial

  

¿Cómo podemos proteger el organismo y la piel?

Hay ciertos nutrientes que pueden ayudarnos a obtener lo mejor del sol y protegernos.

 

fruit-saladLa vitamina C

 Ayuda al mantenimiento de una mejor elasticidad de la piel. Es antioxidante ya que   lucha contra el exceso de radicales libres inducidos por la radiación solar. Frutas y verduras como naranja, limón, kiwi, piña, perejil, espinaca, pimiento verde y rojo.

  

La Vitamina E

Se ha investigado también por su acción antioxidante, porque los niveles de antioxidantes en las células cutáneas disminuyen después de exponerse a la radiación solar. Ayuda a proteger la piel  de los radicales libres que aparecen después de tomar el sol. Presente en aceites vegetales, frutos secos y semillas.  Mejora combinando con otros antioxidantes.

 

Los ácidos grasos omega 3 , omega 6, omega 7.

El propio aceite oliva y una cantidad de ácidos grasos saturados como los presentes en el coco, o la mantequilla otorgan elasticidad a la piel.

Debemos eliminar las grasas saturadas “trans”, los refritos y los que actúan como antinutrientes, es decir, dificultan la absorción de nutrientes

El Omega 7: El mas reciente de los “omegas”, el omega 7 o ácido palmitoleico, es muy beneficioso para la piel. Se obtiene del espino amarillo (Hippophae rhamnoides).  Presenta una acción favorable sobre las pieles castigadas y deterioradas por lo cual, parece interesante en la defensa frente a la radiación solar.

El aceite del espino amarillo es un producto muy beneficioso para mejorar el estado de la piel y mucosas y mantener estos tejidos en óptimo estado de salud.

  

La gran familia de los carotenoides

 

ensalada-carotenosNos protegen  de la acción de los rayos solares y nos ayudan a conseguir un bronceado más armónico y duradero. Estimulan la producción natural de melanina, responsable del bronceado y de su acción protectora.

Son los responsables de los colores anaranjado, amarillo y rojo de los vegetales.

Es una familia de nutrientes actualmente muy estudiada

 

El betacaroteno o provitamina A: Tiene acción precursora de la vitamina A.  Es antioxidante y fundamental para la salud de la piel. Reduce el daño producido por los rayos UV y participa en la reparación de tejidos. El de las zanahorias es el más importante.

 

Los estudios sobre la suplementación con beta-caroteno han demostrado que la toma de complementos con este carotenoide ayuda a prevenir las quemaduras solares y favorece y alarga el bronceado. Se aconseja que se tomen 4-6 semanas antes de la exposición solar. También han relacionado el consumo de beta-caroteno con una protección frente al cáncer de piel.

 

* Fumadores: De forma paradójica se ha visto que esta acción puede ser negativa en los fumadores, que deben ser prudentes a la hora de tomar complementos con betacaroteno y no sobrepasar 7 mg al día

  

La luteína está presente en vegetales de hoja verde y amarillos, como la famosa caléndula y la zeaxantina típica de la yema huevo o el maíz, alcanzan estructuras visuales internas y delicadas (la retina y la mácula). Podrían proteger los ojos contra daños producidos por las radiaciones solares. En verano, también hay que cuidar los ojos. Son antioxidantes y pueden prevenir también las cataratas y procesos degenerativos relacionados con la edad.

 

Capsantina (Capsicum annuumla encontramos en el pimiento y en el pimentón. También tiene propiedades antioxidantes.

  

La astaxantina responsable del color rojo del salmón y los crustáceos. Es un carotenoide producido en origen por diversos tipos de microalgas de las que se alimenta el krill, que a su vez es alimento preferido de aquellos animales que almacenan el pigmento.

  

El licopeno de los tomates refuerza todas las acciones mencionadas para los otros carotenoides y además es muy beneficioso para la próstata de los hombres.

 

Este verano, llena tu nevera de alimentos ricos en licopeno, porque la acumulación de este pigmento natural en la piel tiene un efecto protector frente al sol, reduciendo el enrojecimiento y los daños producidos por los rayos UV. Además ayuda a preservar la piel del envejecimiento.

  

Así pues parece interesante combinar vitamina C , carotenoides y vitamina E para lograr un mejor efecto antioxidante y contrarrestar el efecto envejecimiento cutáneo originado por el sol. 

 

 

Compartir: