El regaliz en la farmacia (Primera parte)

Farmacia Serra Mandri os sigue presentando algunos productos farmacéuticos de antaño. Esta vez, nos centramos en el popular regaliz y en unas notas históricas sobre su empleo en el ámbito de la salud y el bienestar en España, Francia, Gran Bretaña, Suiza y los Estados Unidos.

 

El regaliz más habitual, con el nombre botánico Glycyrrhiza Glabra, es originario de Asia, y en la antigüedad se extendió por el sur de Europa, principalmente por España, Italia y Grecia, debido al suelo y a la climatología favorables.

 

La raíz de regaliz es uno de los medicamentos más antiguos que existen, y prácticamente todas las grandes culturas asiáticas y europeas hacen referencia a su uso, pero ¿cuál es su origen medicinal? En el Código de Hammurabi (2100 a.C.) y en el Papiro de Eber (1552 a.C.) ya se describía la raíz de regaliz como medicamento. San Isidoro de Sevilla (siglos VI y VII), obispo de la época visigótica, incluyó el regaliz en su obra Las etimologías, un resumen de los conocimientos de la época. En China, su mayor productor del mundo, se empleaban también otras especies, así como la decocción de regaliz, sola o tostada con miel, que aparece en muchas fórmulas terapéuticas tradicionales.

 

 

El regaliz se comercializaba en bastones, que antiguamente iban envueltos en hojas de laurel, y en las ciudades, la infusión se servía en forma de bebida refrescante.

 

Con el tiempo, la farmacia fue aprovechando las propiedades farmacológicas del regaliz, así como su agradable sabor, principalmente para combatir dolencias de garganta y de las vías respiratorias altas. Se utilizaba solo, combinado, en pastillas o jarabes, e incluso se empleaba el regaliz en polvo muy fino, para elaborar píldoras, una forma farmacéutica muy usual en la farmacia antigua, cuando aun no se conocían las capsulas y comprimidos.

 

Debido a su sabor dulce característico, el regaliz también se empleó en confitería. Así, este producto siempre ha navegado entre dos aguas: la salud y el placer.

 

Los derivados del regaliz, elaborados a partir de su extracto y decocción, se presentan de formas muy variadas. Además, su sabor a menudo está reforzado con anís o menta. En los Países Bajos y el norte de Europa es muy popular su combinación con sal sódica o amónica.

 

En algunos productos de regaliz aparece en nombre francés Cachou, de origen indio y que proviene del portugués “cachu”. Estos son unas pequeñas tabletas a base de regaliz que se disuelven en la boca para aromatizar el paladar o mejorar los síntomas de irritación de garganta.

 

El regaliz en España

 

Ya en el siglo XIII, hay noticia de que los farmacéuticos de Montpellier, ciudad de Francia que en aquel entonces pertenecía a la corona catalano-aragonesa, producían unos caramelos llamados grisettes a base de regaliz con miel. También se sabe que los peregrinos de Santiago de Compostela los consumían durante su trayecto. El origen de estos caramelos probablemente sea árabe, ya que en aquella época los árabes ocupaban gran parte de la actual España y tenían relación con el reino de Aragón.

 

En el año 1860, en Zaragoza existía la fábrica de regaliz Tur, que exportaba extracto de regaliz a Francia, Alemania, el norte de Europa y los Estados Unidos. Alrededor de Zaragoza, en Navarra y en algunos otros puntos de España se cultivaba la planta y se obtenía una pasta que se exportaba a las fábricas de tabaco rubio americanas, ya que eran los americanos eran los mayores consumidores de regaliz. Con este producto se empezaron a crear unas pastillas de regaliz llamadas Zara®, también llamadas “Perlas de Aragón”, un producto que nada tiene que ver con la actual conocida marca de ropa.

 

Sin duda, la marca de regaliz más popular en las farmacias de España son las Pastillas Juanola®, inventadas en 1906 por Manuel Juanola Reixach, farmacéutico de Barcelona. Las Juanola son pastillas en trocitos romboidales, su forma característica parecida a los de la marca suiza Gaba®, de color negro y con su sabor característico. Su lema publicitario era “Pastillas Juanola, curan la tos, aclaran la voz y refrescan la boca”.

  

 

La composición actual de las pastillas Juanola sigue siendo básicamente la misma: extracto de regaliz, mentol, eucalipto y otros aceites esenciales con base de fécula de maíz. El producto alcanzó tal popularidad que, solo un año después de su invención, se vendió en más de 100.000 unidades. En 1998, el grupo farmacéutico Angelini Farma Lepori compró la empresa y, actualmente, se venden aproximadamente cuatro millones de unidades al año.

 

Otras marcas de regaliz nacidas en España fueron también populares en su tiempo, aunque no alcanzaron el nivel de popularidad como en Francia. Principalmente, surgieron en el Valle del rio Ebro. En Tudela, Navarra, nació la marca Ainsa®, de la Sociedad Agrícola Industrial Navarra S.A. La empresa empezó su actividad para obtener azúcar, y posteriormente se dedicó a fabricar derivados de regaliz hasta 1965. También destacamos la marca Ebro®, creada en Barcelona en 1928 y que actualmente continúa existiendo.

  

 

El regaliz en Francia

 

Francia es un país pionero en el empleo de regaliz. Podemos destacar productos tan populares como varias marcas de la famosa bebida anisada “Pastis de Marsella”, en las cuales el regaliz es uno de sus ingredientes.

 

De hecho, se sabe que Napoleón Bonaparte era un gran adicto al regaliz y lo empleaba de distintas formas.

 

Las cajitas de regaliz y los anteriormente comentados cachous llenaron los estancos y las farmacias de toda Francia con multitud de marcas, la mayoría procedentes del sur del país. En 1866, Isaak Carenou fundó en Moussac la que sería la marca francesa más antigua de pastillas de regaliz: la marca Figaro®.

  

 

En 1880, Leon Lajaunie, farmacéutico de Toulouse, ideó una mezcla de polvo de Cachou, una goma de acacia que ya se usaba para masticar, con extracto de regaliz, azúcar y gelatina. Así surgió el Cachou Lajaunie®, el producto a base de regaliz más famoso de Francia. Este producto se usaba para perfumar el aliento de los fumadores, y pronto saltó a la venta de la farmacia al estanco. Encontró un envase muy acertado, una cajita metálica amarilla, que fue diseñada por un relojero y fabricada en el taller Sirven de Toulouse, que tras los años se ha hecho famosa.

 

 

 

Este producto tuvo una gran publicidad detrás, y vale la pena destacar los carteles que se encargaron a Leonetto Capiello, genio del cartelismo, entre otros artistas de la época.

 

Después de pertenecer al laboratorio Pierre Fabre, farmacéutico también tolosano, el producto pasó a manos del grupo Cadbury y Mondelez Co. Actualmente se venden aproximadamente 10.000.000 cajas al año.

  

Hablemos del principal competidor de Cachou Lajaunie: Reglisse Zan®. Este producto nació en 1884 en la población de Uzes y fue muy popular en la Francia de la primera mitad del siglo XX. De hecho, la marca Zan marcó también la cultura popular francesa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Existieron otras marcas como Ricqles®, fundada por la familia holandesa De Ricqles, afincada en Francia y fabricante del famoso alcohol de mente Ricqles. Esta marca se acabó fusionando con Zan, y lanzó también al mercado un popular regaliz con su propio nombre, así como el producto Balsamint ®, también a base de regaliz. Zan también adquirió las pastillas Grains de Millet® de la Reglisserie Dauphinoise.

 

 

En 1854, Paul Florent instaló un pequeño negocio de fabricación de extracto de regaliz cerca de Avignon y en 1870 empezó a fabricar las pastillas de regaliz Florent®, que también fueron absorbidas por Ricqles y Zan en 1975. Florent, apostó por unos sabores más suaves, dirigidos a un público más elitista y con una imagen más refinada. El producto, que se presentaba en forma de conos, se vendía en elegantes cajas metálicas con el escudo de la marca. Florent encargó los carteles publicitarios a otro de los grandes cartelistas de la época, Alphonse Mouron “Cassandre”.

 

  

Actualmente estas marcas pertenecen a la multinacional alemana de confitería Haribo, que desde 1987 ha ido acaparando la mayoría de las marcas francesas de regaliz. Otros productos a base de regaliz que fueron muy famosos en Francia, y con una imagen más medicamentosa, fueron los Blackoids du Dr Meur®, que “purifican la garganta y hacen sanos los pulmones” y los Blackoids Dr Brown®.

  

 

También fueron muy famosos los caramelos Pulmoll®, invetados en 1926 por Victor Helin y concebidos inicialmente en forma de jarabe hasta 1945, cuando se convirtieron en pastillas. En España, estas pastillas de comercalizarían más tarde como Pulmollan®.

 

 

En menor medida, también fueron conocidas las pastillas Pectomiel®, a base de miel y regaliz, presentadas en una artística cajita metálica y preparadas por Albert Mathieu, un especialista de la miel y de la fabricación de colmenas; y las tabletas Pectoids®. La Reglisse Bomboiniere ®, además incorporaba tolú y codeína, dos antitusivos.

  

Destacamos también Pate Edulcor ®, de los Laboratoires E. Ferre, especialistas en sacarina que siguen comercializando en el grupo farmacéutico Pierra Fabre y que indicaba la ausencia de azúcar en sus productos, recomendados para diabéticos; la Reglisse Nemo ® del Dr. Nemo, que tiene su origen en Burdeos y se publicitaba en los años 40, la edad de oro de los cachous, y Reglisse Homeopathique Vidal ®.

  

 

En Francia también se laboró una versión de una marca muy conocida en Italia, la Pastica del re Sole ®, inspirada en una fórmula atribuida al médico del rey de Francia Luis XIV, y que originariamente contenía regaliz y otros extractos medicinales. En Francia se comercializó con el nombre de Pastilles du Roi Solei ®.

  

 

Muchas marcas de cachous, presentadas en curiosas cajitas metálicas, surgieron en farmacias y otros canales de venta. Son ejemplos las marcas Tissot ®, Agents de change ®, Gallus ®, Cachou de Boisart ®, Cachou Avia ® y Cachou Le Nil ®. Algunas marcas como Cachou Negro ® o Cachous le Chinois ® tenían una lengüeta en la apertura de la caja, situada en la cara de un personaje o animal. La marca Agents de Change ®, que se fabricaba en una confitería de París, adquirió también mucha popularidad, y la marca Gallus ® se dio a conocer de diversas maneras con artículos de propaganda y en las radios francesas durante los años 40.

 

 

 

 

Català: Història de la farmàcia. Història del disseny gràfic. Història de la publicitat. Història del medicament. Història de la medicina. Electro Homeopatía. Laboratoires Sauter

 

Presentem un article sobre regalèssia utilitzada als medicaments, concretament a Espanya i França.

 

 
English: History of the pharmacy. History of graphic design. History of advertising. History of medicaments. History of medicine. Vintage medicines. Electrohomeopathy. Laboratoires Sauter

 

We present an article on liquorice used in medicines, specifically in Spain and France.

  

  
Français : Histoire de la pharmacie. Histoire du graphisme. Histoire de la publicité. Histoire des médicaments. Histoire de la médecine. Médicaments vintage. Electro-Homeopathie. Laboratoires Sauter

 

Nous présentons un article sur la réglisse utilisée dans les médicaments, notamment en Espagne et en France.

 

© 2021 Farmacia Serra Mandri. Todos los derechos están reservados. Protegido por los derechos de autor de España y tratados internacionales.

 

Arte farmacéutico es un trabajo de www.farmaciaserra.com, la farmacia especializada en homeopatía, fitoterapia, aromaterapia, complementos nutricionales, flores de Bach y otras disciplinas dentro de las terapias complementarias.

 

 

Compartir: