Un completo viaje a la homeostasis intestinal: El Probiótico puede esperar

A veces para recuperar y mantener una buena salud intestinal el probiótico tiene que esperar. Quizás sea necesario dar otros pasos antes en el camino para llegar a un intestino sano y equilibrado.

Salud intestinal y las 4 R's de la probiosis: Retira, reemplaza, regenera y reinocula. El interesante enfoque de NPro [Natural Probiotic]

 

La incidencia de aparición de sobrecrecimiento bacteriano o SIBO va en aumento y se hace evidente en los resultados de analíticas (tanto pcr de heces como de hidrógeno/metano espirado).

El SIBO puede dar lugar a un descontrol de los ph´s intestinales, mala absorción de nutrientes, acumulación de metabolitos que pueden ser tóxicos, sobrecarga de trabajo al hígado y los riñones, liberación de endotoxinas microbianas (LPS).

La consecuencia de todo ésto será un incremento de la inflamación sistémica e hiperpermeabilidad intestinal, que puede tener consecuencias serias.

 
En muchas ocasiones una inadecuada suplementación probiótica podría agravar la sintomatología en estas situaciones. Es importante explicar de forma entendible que la patología intestinal no es sólo por un desequilibrio en la microbiota, sino que tiene patologías asociadas que se han de tratar para obtener un resultado terapéutico óptimo.

 

Este artículo busca dar una explicación fácil de la probiosis y unas pautas que nos marquen el camino hacia la ansiada homeostasis intestinal.
 

Fases en la probiosis intestinal: Las 4 R's:


Fase 1: RETIRA

 
Es la opción de inicio más recomendable, empezar por reevaluar nuestros hábitos y promover nuevas pautas alimenticias que preparen el terreno para que la suplementación sea efectiva.
Todo aquello que sabemos o intuimos que nos sienta mal, es irritante, proinflamatorio o antinutricional, debemos retirarlo.

 

Nuestras bacterias y cándidas patógenas son especialistas en enviarnos señales en forma de “antojos” que nos inclinan a consumir productos que las potencian a ellas y nos perjudican a nosotros (gluten, lactosa, alcohol, azúcares refinados, etc). Algunos de ellos los deberemos retirar durante un tiempo de nuestra dieta, pero otros deberían ser retirados de forma permanente.

 
En esta fase es el momento de trabajar con herbáceos como la berberina, que ayuda a equilibrar el intestino y a reducir el número de bacterias, parásitos y hongos; el Neem, un potente antiparasitario y plantas como el orégano, el clavo, la menta piperita o el tomillo, conocidos también por su trabajo de limpieza del tracto intestinal.


Clean Intest

  

Aquí podría ser recomendable NPro CLEANintest, que ayuda a mantener el equilibrio de la flora bacteriana, con una triple acción frente a parásitos, bacterias y hongos. Formulado con plantas y extractos vegetales utilizados tradicionalmente por su acción antimicrobiana e inmunomoduladora en el intestino

 

 


 

En esta fase no solo es necesario el reequilibrio de microorganismos, sino que también deberemos eliminar las toxinas acumuladas en el tracto digestivo con ingredientes como el carbón activo, alga chlorella, arcilla blanca o cilantro, que son sustancias quelantes de gran ayuda para drenar de forma rápida y eficiente los restos de microorganismos, parásitos,  xenobióticos y otros tóxicos circulantes.


NPro DETOXintest

 

El producto NPro Detoxintest podría ser de gran ayuda ya que favorece los procesos de limpieza propios del tracto digestivo y promueve el confort intestnal reduciendo las molestias originadas por la acumulación de gases.

   


    

Fase 2: REEMPLAZA

 
En esta fase la ayuda de un/a profesional en nutrición es fundamental. Los nuevos hábitos pasan por el descubrimiento de alimentos de mayor densidad nutricional, vegetales, cereales integrales bajos en gluten, legumbres y carnes blancas bio o pescado azul de pequeño tamaño.

El ajuste dietético nos ayudará a echar una mano a nuestra microbiota promoviendo la mejora de la diversidad microbiana.

Además es una buena recomendación, si comprobamos que nos sientan bien, tomar pequeñas cantidades de fermentados tipo chucrut, kefir de agua o leche de cabra, kombucha entre otros ya que son un estímulo importante ante las carencias microbióticas.


NPro Antiox

NPro ANTIOX Rico en sustancias bioactivas derivadas y obtenidas de la fermentación de la cúrcuma, grosellero negro, jengibre, pimienta negra, sauce, tabashir y cola de caballo, al que se han añadido bacterias acidolácticas

NPro Defensas

  

 

NPro DEFENSAS  Con polen abierto,miel, jalea y própolis,incrementa nuestra energía y apoya las capacidades de asimilación de la flora intestinal

   

 


 

Un bajo nivel de ácido clorhídrico en el estómago suele condicionar las dietas de aquellas personas que toman habitualmente excitantes alimenticios o medicamentos antiinflamatorios, antidepresivos o antiácidos. En esta fase de reemplazo, pueden ser de utilidad los complejos enzimáticos, puesto que ayudan a la mejor absorción de proteínas, carbohidratos y grasas, reduciendo el trabajo de la microbiota, mejorando la eficiencia nutricional de los alimentos y la sensación de saciedad.

Especialmente útil es aquel complemento enzimático que incorpore betaína, un precursor del ácido estomacal, fundamental para recuperar el equilibrio del ph, ayudar en la digestión de proteínas y en la eliminación de patógenos que transitan por nuestro sistema gástrico.
Además, apoyando la barrera gástrica ayudamos también a reducir los niveles de Helicobacter pylori.


EnzimDigest

  

NPro ENZIMdigest es la opción de apoyo para esta parte en la fase de reemplazo, ya que junto a su potente carga enzimática, nos proporciona betaina clorhídrica.

   


Fase 3: REPARA

Sin duda esta es la fase fundamental de las 4 R´s.
El correcto mantenimiento de la mucosa del tracto garstrointestinal, tejido de más de 8 metros de longitud y casi 300 m2 de superficie, es el punto clave de la probiosis.
La mucosa intestinal es un epitelio monocapa de células unidas entre sí por canales estrechos, con una permeabilidad selectiva, de tal manera que ante la presencia de un nutriente los canales se separan y lo dejan pasar, mientras que si se trata de la presencia de un patógeno, los canales se estrechan e impiden su paso, a la vez que se avisa al sistema inmune.

 
Si la microbiota está estresada, no hace bien su trabajo de primera defensa y la barrera celular del sistema falla, entramos en el llamado síndrome de alteración de la permeabilidad de membrana o hiperpermeabilidad, lo que supone un serio problema
que requiere abordaje urgente.
Los restos de comida, proteínas parcialmente digeridas, metales tóxicos, xenobióticos, microorganismos patógenos o parásitos pueden atravesar esta barrera e  introducirse en el organismo, situando al hígado como principal afectado,
se irá generando de forma progresiva una inflamación sistémica.

 

Patologías como la tiroiditis de Hashimoto, la fibromialgia y la mayoría de las enfermedades autoinmunes tienen en común el factor de inestabilidad de la barrera intestinal.

 
¿Qué hacer entonces si sospechamos que nuestro tejido gastrointestinal está dañado?

 
Contando con las dos fases anteriores activas y si no disponemos de pruebas de consistencia analitica, mejor descartaremos los probióticos en esta fase y nos enfocaremos en la restauración de la barrera intestinal.
Nuestro objetivo será desinflamar el tejido mediante el uso de polifenoles y flavonoides como la cúrcuma, el resveratrol o la quercetina, siendo los tres, también activos en la erradicación de la bacteria helicobacter pylori, el control del exceso de histamina y actuando como agentes promotores de la diversidad microbiana.
También la L-glutamina, es un buen aliado ante la hiperpermeabilidad por ser parte fundamental en la producción de proteínas, aumentando la altura de las microvellosidades intestinales y estimulando la proliferación de células de la mucosa intestinal.


Regenintest

 

 En estos casos NPro REGENintest sería de utilidad ya que incluye en su formulación hasta 5,5 gramos de L-glutamina, Carnosina, Curcumina, Resveratrol, Quercetina y Zinc, es apto para dietas con restricción de FODMAPs y compatible con SIBO, al no introducir en su formulación cepas probióticas susceptibles de incrementar la sintomatología por sobrecrecimiento bacteriano.

 


Fase 4: REINOCULA


Con nuestras mucosas sanadas y la permeabilidad restaurada, es el momento de nutrir de nuevo de forma inespecífica, nuestro organismo con bacterias probióticas y prebióticos, para que nuestro cuerpo tienda naturalmente a la homeostasis del sistema gastrointestinal.
La suplementación mediante cepas liofilizadas será reactivadora de la microbiota, interactuando con el huésped y aportando una ayuda temporal en los todavía necesarios procesos de detoxificación, absorción, digestión y síntesis de vitaminas.
Tomadas por tiempo prudencial de entre uno y tres meses, la suplementación probiótica, completará el trabajo de estabilización de la microbiota.
Los productos NPro DEFENSAS y Npro ANTIOX son fito-fermentados que incluyen en su formulación postbióticos como el ácido láctico, aminoácidos y vitaminas producto del metabolismo de los microorganismos, bacterias probióticas y extractos de plantas.

 

 

Autor: NPro Natural Probiotics. Salud Intestinal

  

 

  

Compartir: