Cómo hacer crema casera

 

Una crema es lo que en términos técnicos denominamos una emulsión, podría compararse a la salsa de mayonesa que haces en la cocina. Consiste en realizar una mezcla de productos grasos con productos acuosos que al agitar y efectuar un calentamiento suave de todos ellos por separado conseguiremos que se mantenga en estado de emulsión por mucho tiempo.

 

La suma de los productos grasos y otros afines a los mismos como las ceras se denomina fase grasa y la suma de los productos acuosos y afines como hidrolatos se denomina fase acuosa. Si no hacemos correctamente la emulsión, esta se “cortará” que es lo que pasa a veces con la salsa mayonesa. La proporción entre la fase acuosa y la fase grasa es importante para que esta mezcla o emulsión se mantenga de forma duradera.

 

Para conseguir la estabilidad nos ayudaremos de productos que ayudarán a "casar" de forma duradera, estos componentes grasos con los acuosos. Son los llamados emulgentes. Existen emulgentes naturales y sintéticos. Nosotros emplearemos solo los naturales.

 

Otro punto importante es la conservación del producto, para evitar que se contamine, para lo cual emplearemos siempre conservantes naturales.

 

Componentes de la fase acuosa

 

El principal componente de la fase acuosa es el agua, que puede ser mineral o destilada. Parte o la totalidad de esta agua se puede sustituir por otros productos acuosos como los hidrolatos obtenidos de la destilación de plantas aromáticas como el agua de rosas, manzanilla, etc. También pueden aprovecharse como constitutivos de la fase acuosa los jugos de verduras, frutas o las infusiones.

 

En esta fase acuosa se pueden disolver todos los productos solubles en agua, pensados para enriquecer la crema o para conservarla. También se incorporan los espesantes y gomas que darán mejor acabado, estabilidad y textura.

 

Componentes de la fase oleosa o grasa

 

Forman parte de esta fase todos los aceites y grasas, tales como aceites vegetales, manteca de cacao, manteca de karité etc. También se incorporan en esta fase las ceras (de abejas, de carnauba etc) que darán textura y consistencia a la crema.

 

Los aceites son normalmente líquidos, pero las grasas y ceras tienen consistencia pastosa y sólida, así que calentando suavemente a 50º (se realiza al baño maría) conseguiremos que se fundan y se mezclen.

 

En esta fase se suelen incorporar los ingredientes emulgentes que facilitan la estabilidad de la emulsión.

 

Los principios activos

 

Son los que darán personalidad a la preparación y nos permitirán alcanzar los objetivos que pretendemos. Pueden ser de tipo vitamínico como las vitaminas más conocidas de tipo vegetal y muchas sustancias naturales o de origen natural, tales como arcillas, sal de epsom, urea…etc

 

En cosmética casera podemos emplear sustancias naturales como las arcillas o que deriven directamente de procesos ecológicos de un producto natural como por ejemplo la lecitina derivada de la soja. Todas ellas se denominan “sustancias de origen natural”.

 

aceites-esenciales-cosmetica-casera 

Ingredientes vegetales

 

Pueden presentarse de muchas maneras. Por ejemplo los aceites esenciales obtenidos de las plantas aromáticas. Hay muchos extractos obtenidos con glicerina que son los extractos glicólicos y que se incorporan muy bien a las preparaciones y no presentan grado alcohólico.

 

También otras formas de incorporarlos son las infusiones de plantas, que puedes hacer tú misma, los macerados en aceite, los hidrolatos y muchas otras que irás descubriendo progresivamente.

 

La preparación

 

Una vez leído lo anterior ya puedes lanzarte a preparar tu crema. Si no sabes dónde conseguir las materias primas, aquí las tienes todas. 

 

Antes deberás buscar un lugar adecuado y el material mínimo imprescindible:

 

- Dos recipientes de vidrio o inox

- Un vidrio plano de 30x30

- Espátula

- Batidora lenta

- Una balanza para pesar los ingredientes

- Un termómetro

- Un envase adecuado para el producto

- Papel tipo kleenex ya que la limpieza de todo es muy importante

- Tendrás que tener a mano una fuente de calor y un posible recipiente ancho para hacer un baño maría. 

 

1º Qué queremos hacer

 

Tanto una crema como una loción se preparan de forma parecida pero varían las proporciones de ingredientes. En una crema la proporción de fase acuosa será menor mientras que en la loción será mayor y por tanto tomará un aspecto mas fluído.

 

Una leche limpiadora presentará poca proporción de fase grasa y mayor de fase acuosa. Aproximadamente un 10%.

 

Una crema hidratante presentará proporciones mas equilibradas 30-40% de fase grasa. Será una crema consistente pero bastante ligera

 

Una crema nutritiva generalmente incorpora mucha proporción de fase grasa y poca de fase acuosa (50% o más). Será una crema de textura mas grasa.

 

2º Proceso de formación de la crema

 

Necesitamos dos recipientes. En el recipiente nº 1 pesaremos todos los componentes de la fase grasa + emulgente en la proporción indicada en la monografía del producto. En el recipiente nº 2 pesaremos todos los de la fase acuosa.

 

Tenemos el baño maría a 60-70º. No más caliente porque si empleamos en la preparación productos biológicos y aromáticos como los hidrolatos podrían deteriorarse.

 

Cuando los dos recipientes estén a esta temperatura y notemos que todas las grasas y ceras están fundidas, los sacamos y procedemos a la mezcla vertiendo poco a poco la fase grasa sobre la acuosa. Mientras lo hacemos tenemos que agitar la mezcla de forma regular con un agitador. Iremos removiendo hasta que al enfriarse la mezcla tome consistencia. Podemos acelerar el proceso si agitamos en un baño de agua fresca.

 

Si han quedado algunos grumos, podemos afinar la crema ya constituida con la espátula, sobre el vidrio plano.

 

como-hacer-crema-natural

 

3º Incorporación de los principios activos.

 

Los principios activos y los conservantes que no hayamos disuelto en las fases grasa y acuosa, por ser delicados por acción del calor o por ser productos que se mantienen en suspensión como las arcillas, se incorporan poco a poco cuando la temperatura ya haya bajado y la crema se haya espesado. Si son polvos, se incorporan muy finos, en poca crema, y luego se va añadiendo más, para evitar grumos. Para remover y manipular la crema podemos emplear una espátula.

  

4º Envasado de la crema

 

Se puede realizar en un tarro empleando la espátula o con una lamina de plástico flexible que se adapte a las paredes del recipiente. Podemos guardarla en la nevera donde se conservará siempre mejor.

 

¿Qué te parece? Parece más difícil de lo que es. Solo necesitas un poco de práctica. ¡Suerte!

 


 

Juan María Serra Mandri, Farmacéutico


Las informaciones, puntos de vista, comentarios y contenido en general de los trabajos o artículos expuestos en esta web, tienen una función meramente informativa. En ningún caso representan recomendaciones de tratamientos ni deben considerarse como tales.
En todos los casos relacionados con posibles enfermedades, Farmacia Serra le recomienda consultar con su médico u otro profesional de la salud competente.
Farmacia Serra no asume ninguna responsabilidad sobre los productos mencionados en esta página web y su idoneidad.

 

 

 

Compartir: