Las tisanas o infusiones

1. ¿QUÉ SON?
2. TIPOS
3. PREPARAR UNA BUENA TISANA

En FARMÀCIA SERRA tenemos una sección especializada en fitoterapia con más de 120 plantas medicinales en todas sus formas.
Disponemos de una sala blanca, a temperatura y humedad controladas, especialmente adecuada para la preparación y conservación de plantas medicinales y sus derivados, como los polvos de plantas, para la elaboración de cápsulas y los aceites vegetales, que se alteran con facilidad.

 

Consulta aquí nuestra sección de

 PLANTAS MEDICINALES A GRANEL  

 

1. ¿Qué son?

Una tisana, vulgarmente infusión, es la preparación fitoterápica más habitual y casera.
Consiste en la extracción, por medio del agua caliente, de los principios activos de las plantas.
El tipo de extracción obtenido con la tisana no es rigurosamente perfecto, pero es útil para el empleo de plantas de acción terapéutica suave y media, con principios activos de amplio margen terapéutico.

 
2. Tipos de tisanas

El tiempo de cocción y el de reposo son variables y dependen principalmente de la consistencia de la planta y de sus características específicas.
Según sean estas, optaremos por: una infusión, una decocción ligera o una decocción más prolongada.
Después deberemos colar la tisana y, si es para uso oftálmico, la filtraremos cuidadosamente

 

  • INFUSIÓN

Será adecuado realizar una infusión si la tisana es de consistencia débil y delicada como flores u hojas tiernas (té o menta, por ejemplo) o si se trata de una planta muy rica en aceites esenciales.
La infusión se efectúa vertiendo agua hirviendo sobre la planta y tapándola inmediatamente, para conservar al máximo esos aceites esenciales, ya que se evaporan con facilidad.
El tiempo de reposo es el necesario para que la tisana se pueda tomar sin quemarse.

Prepración simple

La infusión se efectúa vertiendo agua hirviendo sobre la planta y tapándola inmediatamente, para conservar al máximo esos aceites esenciales, ya que se evaporan con facilidad.

 

  • DECOCCIÓN LIGERA

Si la planta es de consistencia mas fuerte, como las hojas coriáceas de la gayuba, los tallos o algunas semillas, efectuaremos una decocción ligera, dejando que la tisana tapada hierva entre ½ minuto y 3 minutos.
Dejaremos un tiempo de reposo doble del de cocción.
 

  • DECOCCIÓN PROLONGADA

Si se trata de raíces o partes mas duras del vegetal, el tiempo de cocción es de 3 a15 minutos o más.
En las decocciones largas se completa el agua perdida en el proceso de ebullición.
El tiempo de reposo sigue siendo el doble que el de cocción.

 
3. Preparación de una buena tisana

  • IDENTIFICACIÓN DEL PRODUCTO

Lo normal es que tanto el prescriptor como el farmacéutico preparador se refieran a las plantas medicinales, en el etiquetaje de la tisana, con su nombre común, si es que son plantas habituales.
Si se pueden presentar dudas, indicaremos el nombre botánico (género y especie). Esto es de la mayor importancia cuando se manejan extractos o aceites esenciales y en el caso de que se trabaje con plantas poco conocidas o exóticas.

 

  • CUANTAS MENOS, MEJOR

Cuando una tisana tiene muchos componentes, tengo la impresión de que el prescriptor o la persona que ha pensado aquella tisana o bien no tiene confianza en los remedios que emplea, poniendo uno por si le falla el otro, o bien es que no los ha seleccionado bien.
Abundan las plantas con más de una acción y que permiten, con una selección adecuada, reducir el numero de componentes.

 

  • PARTE DE LA PLANTA A UTILIZAR

En términos técnicos, los del oficio la denominamos ”la droga vegetal”.
Es importante precisar qué parte de la planta se desea incorporar. Son abundantes las plantas medicinales que poseen dos o más partes activas, a veces con acciones dispares.
(Ej.: En el cardo mariano pueden emplearse las semillas o la planta. En éste caso, vemos que una planta medicinal produce dos drogas distintas).

 

  • PROPORCIONES ADECUADAS

Cuando se busca la eficacia de una determinada planta, no es conveniente, por lo general, que se incorpore a la infusión por debajo de un 10% del total.

 

  • FÓRMULA COMPENSADA

La selección de componentes debemos realizarla de forma armónica, para que la acción de las plantas conlleve una sinergia favorable al resultado que se pretende.

 

  • HOMOGENEIDAD DE PREPARACIÓN

A ser posible, no se mezclarán en una misma tisana drogas que precisen diversas formas de preparación. No tendría mucho sentido incorporar en la mezcla de, por ejemplo, azahar y frángula, dado que la primera precisa una infusión y la segunda una decocción prolongada. Éste punto es muy importante y muchas veces no se tiene en cuenta.

 

  • HOMOGENEIDAD DE TAMAÑO

Procuraremos que el tamaño de trituración de los componentes sea parecido, para que la mezcla sea lo más perfecta y uniforme posible.

 

  • EMPLEO AGRADABLE

Se procurará eliminar el polvo que acompaña a la planta producido en su trituración ya que resulta molesto al tomarla.
El gusto de la tisana puede mejorarse con la adición de alguna planta aromática o correctora del sabor u olor como las siguientes:

    * Anisados : anís verde, hinojo.
    * Cítricos: corteza de naranjas amargas.
    * Canfóreos: romero, espliego.
    * Ricinos: rabo de gato.

 

  • CONSERVACIÓN

Las tisanas se preparan al momento, aunque pueden conservarse en la nevera de la mañana hasta la noche.

 

 

Joan Maria Serra mandri, farmacéutico

Trabajo publicado e nuestra web con fecha anterior a Junio 2011

 
 
Consultar el apartado condiciones de uso.
Las informaciones, puntos de vista, comentarios y contenido en general de los trabajos o artículos expuestos en esta web, tiene una función meramente informativa. En ningún caso representan recomendaciones de tratamientos ni deben considerarse como tales.
En todos los casos relacionados con posibles enfermedades, Farmacia Serra le recomienda consultar con su médico u otro profesional de la salud competente.
Farmacia Serra no asume ninguna responsabilidad sobre los productos mencionados en esta página.

Compartir: