Arándano rojo

Arándano rojo

1. DESCRIPCIÓN E HISTORIA
2. COMPOSICIÓN Y PROPIEDADES
3. MODO DE EMPLEO Y PRECAUCIONES
 


1. Descripción e historia

El arbusto del arándano rojo es bajo, con tallos finos de 10 cm o menos y pequeñas hojas perennes. Las flores son de color rosa oscuro y el fruto es una baya auténtica de tamaño superior al de las hojas. Es inicialmente blanco, pero se vuelve rojo intenso al madurar. Es comestible, con un sabor ácido que puede enmascarar su dulzor.

Las tribus indias de los EE.UU y Canadá ya lo usaban en la alimentación y el tratamiento de enfermedades.
La medicina alemana comenzó a emplearlo a mediados del siglo XIX para prevenir y tratar las infecciones urinarias, uso que fue abandonado despues de la Segunda Guerra Mundial, cuando los antibioticos de síntesis irrumpieron en la medicina. No renació el interés por las virtudes medicinales de estas bayas hasta los años 60. Entonces, los científicos observaron como después de una ingesta de arándano rojo aumentaba la tasa de ácido hipúrico, antiséptico natural presente en la orina.
A partir de la decada de los “80”, se iniciaron estudios más consistentes sobre el mecanismo de actuación.

 
2. Composición y propiedades

La composición del arándano rojo es especialmente rica en antocianos y compuestos fenólicos en general, además de proantocianidinas y flavonoides.


También es importante el aporte de minerales (potasio, magnesio, selenio, cobre y zinc) y vitaminas, especialmente C y pequeñas cantidades del grupo B, vitamina E y K.


Muchas mujeres son cada año víctimas de infecciones urinarias de repetición, principalmente originadas por bacterias coliformes. El tratamiento de referencia es la toma de antibióticos, sin embargo, los fenómenos de resistencia bacterianos son cada vez más frecuentes, con lo que la antibioterapia constante no es beneficiosa para el enfermo.

Existen múltiples estudios sobre el arándano rojo (en jugo o cápsulas) para la prevención de las infecciones en las vías urinarias en mujeres sanas de amplio rango de edad. La mayor parte de las investigaciones se han enfocado hacia la bacteria E. coli, a pesar de que los estudios iniciales de laboratorio indicaban posibles efectos también sobre otras bacterias tales como Proteus o Pseudomonas.

Se ha observado que el consumo de este jugo  en la dieta permite reducir la frecuencia de las infecciones urinarias en mujeres de entre el 20 y el 60 % según la metodología del estudio. Este efecto se da también con comprimidos de extracto seco encapsulado.

Los autores de un análisis publicado en 2004 concluían que el arándano rojo podía prevenir las infecciones urinarias en las mujeres de riesgo, que habían padecido el problema.
En otro estudio clínico llevado a cabo en Canadá durante un año, se comparó la eficacia de la terapia con un comprimido de extracto de arándano rojo (1:30) dos veces al día y la terapia de 250 ml de jugo tres veces al día, ambas frente a placebo. Los dos tratamientos demostraron su eficacia.

No se considera demostrado, sin embargo, que el arándano rojo tenga una actividad antibiótica directa aunque no se descarta. Los estudios al respecto se remontan a 1960 y los métodos no se consideraron correctos. Nuevos estudios de gran amplitud se están realizando actualmente en los Estados Unidos.


Contrariamente a lo que pensaba en un principio, la protección que ejerce el arándano rojo no se debería a la acción acidificante de la orina. Varios estudios de alto nivel, como el de 1991 de la Universidad de Tel Aviv, el de 1994 del Journal of the American Medical Association y también el del New England Journal of Medicine en octubre de 1998, muestran que los taninos condensados, llamados también proantocianidinas, presentes en el arándano rojo, son capaces de fijarse sobre algunas bacterias responsables de estas cistitis e impedirles la adhesión a las paredes de los órganos del sistema urinario. Al no poderse fijar, las bacterias son eliminadas.

En junio del 2002, un estudio indicaba que este efecto beneficioso empieza a las dos horas de tomar el jugo y se mantiene unas 10 horas. Se aconseja, por tanto, una toma por la mañana y otra por la noche para lograr una buena eficacia.

 

arandano negro

 

 

Te puede interesar

BLOG

"ARÁNDANO NEGRO"

 

 

Efecto antioxidante cardiosaludable

Por otra parte, del alto contenido en sustancias polifenólicas se deduce que, de forma similar al arándano negro, el rojo tiene también un considerable efecto antioxidante, de efecto favorable para la salud del corazón y vasos y un aumento del HDL-colesterol, el llamado "bueno".

Astringente y antibacteriano

Debido a su astringencia y la acción antibacteriana que se le atribuye, se ha propuesto el jugo de arándano rojo en odontología como una ayuda para la higiene bucal. Sin embargo, muchos productos del mercado de arándano rojo tienen altos contenidos de azúcar y no son apropiados para este empleo.

 

Consulta aquí nuestra sección de

>> COMPLEMENTOS DE ARÁNDANO ROJO  << 

 

3. Modo de empleo y precauciones

El sabor del jugo de arándano rojo es ácido y amargo, resultando poco agradable para muchas personas.

La toma de 30-100 ml de jugo, dos veces al día, diluidos en agua abundante, sería adecuada para un tratamiento preventivo de las infecciones urinarias.
En la práctica se suelen dar jugos diluidos azucarados, que contienen 25-30% de jugo puro, por una cuestión de sabor.

La toma en cápsulas, que se ha mostrado eficaz, se realiza con extracto seco estandarizado al 11-12% de ácido quínico. Las dosis de empleo son 400mg, de 2-4 cápsulas diarias, tomadas con agua abundante y fuera de las comidas.

También se emplean, pero más raramente, tinturas o extractos líquidos hidroalcoholicos.

Las personas con hipersensibilidad a las especies Vaccinium (arándanos rojos y negros) deben evitar el arándano rojo.

Se ha indicado que el consumo exagerado de este producto puede ocasionar cálculos de oxalato en personas propensas.

Algunos productos comerciales tienen un alto contenido calórico debido al azúcar añadido.

Debido a su pH ácido, el jugo de arándano rojo puede aumentar los efectos de los antibióticos en las vías urinarias y aumentar la excreción de algunas drogas en la orina.
Como en el caso del arándano común, se le atribuye actividad fluidificante de la sangre, por lo que las personas que toman anticoagulantes u otros fluidificantes sanguíneos deberían evitar, por precaución, el consumo de arándanos.

Las personas tratadas con estatinas (simvastatina, pravastatina, etc) deben usarlo de forma moderada.
 
 

Joan María Serra Mandri
Farmacéutico

Reportaje publicado en nuestra web www.farmaciaserra.com, con fecha anterior a junio 2011.

Consultar el apartado condiciones de uso.
Las informaciones, puntos de vista, comentarios y contenido en general de los trabajos o artículos expuestos en esta web, tienen una función meramente informativa. En ningún caso representan recomendaciones de tratamientos ni deben considerarse como tales.
En todos los casos relacionados con posibles enfermedades, Farmacia Serra le recomienda consultar con su médico u otro profesional de la salud competente.
Farmacia Serra no asume ninguna responsabilidad sobre los productos mencionados en esta página web y su idoneidad.



Atención al cliente:
CONTACTA
Subscríbete a la newsletter