Cosmética Natural versus Cosmética Ecológica. Información para profesionales.

La piel es considerada como el órgano más extenso de nuestro cuerpo y, de hecho, es la primera barrera de defensa ante las posibles agresiones del exterior. También juega un papel importante en la depuración de toxinas y, por otra parte, hemos de recordar que absorbe una gran cantidad de substancias, sean naturales o no. De ahí que debamos considerar de gran importancia el tipo de productos que utilizamos y recomendamos en la cosmética.

Los productos de cosmética industrial de baja calidad, por ejemplo, pueden contener cantidades significativas de componentes tóxicos que pueden perjudicar la salud de nuestra piel y del conjunto de nuestro organismo, desde metales pesados y derivados del petróleo hasta parabenes, ftalatos y perfumes sintéticos. Por desgracia, bajo el argumento de preservar la fórmula y la confidencialidad comercial, la legislación española no obliga a detallar los componentes utilizados en la fabricación de cosméticos y, por tanto, se hace muy difícil tener información real sobre su seguridad.

Algunos fabricantes de cosméticos convencionales, por otro lado, utilizan la estrategia comercial de añadir a sus productos ciertos ingredientes de origen natural (como el áloe vera) para incrementar sus ventas. Incluso en estos casos se debe recordar que el resto de los ingredientes de estos cosméticos, sobretodo aquellos que le dan textura y sus aditivos de conservación, son en realidad  ingredientes  sintéticos.

En general se debe destacar que todas las substancias químicas que utilizamos para nuestra higiene y belleza, pueden acumularse en nuestro organismo y, a la larga, provocar problemas de salud, alergias, irritabilidad e hipersensibilidad.

Afortunadamente, la oferta de cosmética ecológica está creciendo de forma notable, en buena parte porque los consumidores están cada vez más concienciados y desean tener la garantía -a través de la cosmética “bio”- que los productos que aplican a su piel son saludables y beneficiosos para el conjunto de su cuerpo.

Consideramos cosmética natural, biológica, ecológica, o bio aquella que está formulada y elaborada bajo un compromiso ecológico. Es decir, que incluye en su mayoría, ingredientes de origen natural de cultivo ecológico- que no han sufrido ningún tipo de transformación o que han tenido procesamientos químicos respetuosos con el medio ambiente; y que no incluyen o tienen un mínimo de ingredientes sintéticos para su conservación o mejora de su textura cosmética:  ingredientes  naturales, o de origen natural, en su mayoría procedentes de cultivos ecológicos, o de recolección silvestre controlada, libres de conservantes, colorantes  y perfumes sintéticos, y con ausencia de ingredientes proveniente de animales mueros y testan en animales.

De forma complementaria, hay otros aspectos que también se asocian a la cosmética ecológica, des del packaging (embalaje y etiquetado) y fabricación ecológicos, la no utilización de organismos modificados genéticamente (OMG), el respeto por los animales (no experimentación animal) o la  racionalización de recursos y la reducción de residuos.

En España no existe una regulación oficial sobre la cosmética ecológica. En cambio, para  garantizar la confianza entre productores y consumidores, diversas entidades y asociaciones especializadas conceden distintivos o avales a los fabricantes que aceptan que sus productos sean verificados o analizados para comprobar que realmente se ajustan a la calidad ecológica que afirman tener.

En España, un ejemplo pionero de este sistema de control voluntario de la calidad fueron los avales de la Asociación Vida Sana, que puso en marcha sus primeras experiencias en este terreno en 1980.

Algunas marcas, manifiestan unos determinados compromisos propios ante al consumidor. Marcas como JASON, proveniente del mercado americano,  (THE CELESTIAL GROUP) establece compromisos particulares de marca.

Los productos Weleda, líder mundial en cosmética ecológica, tienen la certificación BDIH, y NATRUE uno de los sellos  más completos y exigentes.

Los productos Cattier se presentan con los avales de Ecocert, de perfil más exigente, de origen francés.

No siempre la lectura de las etiquetas produce esta impresión ecológica, porque los ingredientes se expresan en la denominada nomenclatura  INCI (International Nomenclature of Cosmetic Ingredients), que menciona los productos mediante denominaciones de raíz química.

En Farmacia Serra Mandri disponemos desde hace años de diferentes marcas de cosmética con compromiso ecológico. Marcas ahora tan conocidas en el canal farmacia y el canal herbodietética, como WELEDA ,DR.HAUSCHKA, CATTIER, , JASON, YIPSOFILIA, SANOFLORE, PRANAROM, han tenido como primer punto inicial de venta en Cataluña y/o en España,  nuestra farmacia .


En todos los productos de cosmética ecológica de nuestra web: www.farmaciaserra.com aparece explicado el compromiso de la marca.

 

 


 

  

 Juan María Serra Mandri, Farmacéutico

 


 

  

Las informaciones, puntos de vista, comentarios y contenido en general de los trabajos o artículos expuestos en esta web, tienen una función meramente informativa. En ningún caso representan recomendaciones de tratamientos ni deben considerarse como tales.

En todos los casos relacionados con posibles enfermedades, Farmacia Serra le recomienda consultar con su médico u otro profesional de la salud competente.
Farmacia Serra no asume ninguna responsabilidad sobre los productos mencionados en esta página web y su idoneidad.

Compartir: