Adaptógenos: Una ayuda para equilibrar el organismo

Los adaptógenos son plantas medicinales que ayudan al organismo  a adaptarse a su entorno. No es un reforzante vitamínico con un aporte extra de nutrientes. Tampoco es un estimulante o tónicos como podrían serlo la cafeína o el guaraná. Los adaptógenos equilibran el organismo, según la necesidad de este. Por ejemplo, un adaptógeno podría activar el metabolismo del individuo y por otra parte relajar su mente. Otro ejemplo es que en algunas personas aumenta la tensión arterial y en otras la baja. 

 

De forma genérica podríamos decir que un adaptógeno es una planta medicinal que se emplea para mejora la relación del individuo con la presión, estrés social, laboral, familiar y ambiental del mundo actual. En definitiva podemos decir que no tiene una acción fisiológica determinada si no que su objetivo final es la “homeostasis”  o conseguir el equilibrio del organismo en una situación de salud óptima. En todas las culturas tradicionales suele haber una planta, o más, para ayudar a gestionar los sobresfuerzos físicos y psíquicos.

Adaptógenos y teoría médica actual

La medicina, especialmente la medicina natural,  está abandonando la visión compartimentada del organismo y empiezan a entender el organismo como un todo interrelacionado. Esto significa que los grandes sistemas del organismo no actúan de manera aislada, sino que están íntimamente interrelacionados e influyen decisivamente los unos sobre los otros.  Así pues, el sistema nervioso guarda relación con el inmunitario y con el endocrino

 

Un organismo en situación duradera de estrés verá sus defensas disminuidas. Una persona deprimida o mal nutrida tendrá mayores probabilidades de enfermar. Defendiendo esta tendencia ha aparecido una disciplina médica denominada Psiconeuroinmunoendocrinología (PNIE). Los adaptógenos son muy importantes para esta nueva visión de la medicina gracias a su actuación de reequilibrar el organismo.

 

La denominada medicina sistémica, que no está aceptada por la ortodoxia médica, sigue esta misma dirección sin negar el funcionamiento bioquímico y la importancia de los imprescindibles procesos de energía. Explica el buen funcionamiento de los seres vivos gracias a una organización general interna regida por una “información” de tipo biofísica, mediante secuencias vibracionales. La enfermedad aparecería fruto de un “desorden” de la organización a causa de un caos informativo. Resumiendo se cree que: Enfermedad =Caos.

 

Para la medicina sistémica, las plantas adaptógenas, al igual que los productos homeopáticos, flores de bach, transformaciones espagiricas, etc…  tienen la posibilidad de actuar en este plano biofísico y ayudar a recuperar este “orden”. Según lo que: Salud = Orden.

 

Las plantas adaptógenas, aportan información al sistema y le incrementan  la energía, siendo su función desde el enfoque de la medicina sistémica, el  prevenir y  corregir el desorden producido en el organismo por los factores de estrés y del envejecimiento.

 

Adaptógenos y las fases del estrés

El organismo reacciona ante el estrés en tres fases:

Fase de alarma:

Es la reacción del organismo ante un estímulo estresante. El sistema nervioso recibe un aviso y ordena una secreción hormonal determinada a nivel suprarrenal, para que todo el cuerpo se ponga en alerta y pueda afrontar el estímulo negativo. Se mantiene esta alerta durante la duración del peligro y tiende a disminuir pasado el instante inicial. Después se secretan hormonas que ayudan a la recuperación y regreso a una estado normal.

 

Fase de resistencia:

El organismo se adapta al estrés pero,  si los  estímulos estresantes permanecen de forma continuada,  el abuso de estos mecanismos de ida y vuelta, acarrean  desarreglos hormonales que afectan al plano mental, inmunitario y energético. Tambiénse ven afectados muchos  órganos del cuerpo,  el sistema digestivo, músculos, piel, etc..

 

Fase de agotamiento:

Es la que sufre la persona agotada por la situación de estrés que ya no es capaz de gestionar correctamente.  Esto es conocido como “burnout”.

El papel del adaptógeno es importante para ayudar a minimizar la fase de resistencia y no acabar llegando a la fase de agotamiento.

 

mujer estresada trabajando

 

Adaptógenos más importantes

No existe un criterio exacto para la deficinición de adaptógeno por ello son diversas plantas etiquetadas como adaptógenas. Las más destacadas son:

 

  • Ginseng coreano (Panax ginseng):  El adaptógeno más conocido. Contiene unas sustancias denominadas ginsenosidos, que estimulan el sistema nervioso. Mejora las prestaciones físicas y psíquicas. Permite gestionar las necesidades de la vida moderna.Ginseng americano (Panax quinquefolium): Tiene una acción más relajante, suave e hipotensora.

 


  

raíces de ginsengTE PUEDE INTERESAR

Tipos y propiedades de ginseng

 

  

 


 

 

 

  • Eleuterococo  (Eleutherococcus senticosus): También conocido como denominado ginseng ruso, aunque no es propiamente ginseng. Ayuda al organismo a afrontar situaciones de estrés. Fortalece las glándulas suprarrenales. Produce una mejora del rendimiento físico y psíquico.

 

  • Ashwaganda (Withania somnifera): También conocida como ginseng indio. Se menciona en el Kamasutra como estimulante de la función sexual. Reputado adaptógeno de la tradición ayurvédica. Juega un importante papel en la práctica de la medicina ayurvédica como tónico-energizante

 

  • Rodiola  (Rhodiola rosea): Planta medicinal tibetana. La rodiola ha sido categorizada como un adaptógeno por los investigadores rusos debido a su capacidad para aumentar la resistencia a una variedad de estresores químicos, biológicos y físicos. 

 

 


  

planta de ashwagandaTE PUEDE INTERESAR

Propiedades de la ashwagandha (withania somnifera)

 

  


 

 

  • Esquizandra (Schisandra sinensis): Se ha utilizado durante siglos en China y en el Tíbet.  Empleada tradicionalmente como tónico sexual masculino y femenino.  Fortalece la energía vital, llamada Qi, de todos los órganos. 

 

  • Astrágalo (Astragalus membranaceus): Tiene una larga tradición en la medicina tradiciona china como vigorizante y energizante. Tiene efectos adaptogénicos y normalizadores en los sistemas nervioso, hormonal e inmunológico.

 

  • Aralia (Aralia sp.): La más estudiada en Rusia. Es de la misma familia que el Ginseng y ayuda a aumentar la energía y las facultades psíquicas, especialmente la memoria. Según estudios realizados actúa normalizando el metabolismo de las grasa y se estudia para el tratamiento de la obesidad.

 

  • Regaliz (Glycirriza glabra):  Preconizado como un adaptógeno del sistema digestivo.

 

  • El cordyceps: Es un hongo medicinal que se utiliza en China desde hace siglos, tiene fama de aumentar la longevidad. Al igual que las demás plantas adaptógenas, aumenta la eficacia del sistema inmunitario. Posee acción energética y tónica;  general y sexual.

 

  • El Reishi: Un hongo con una larga tradición e historia en China y Japón, conocido como el hongo del espíritu. Se emplea para aumentar las defensas. Tenía fama de remedio universal.

 

  • Maca ( Lepidium meienii): Llamada por algunos “Ginseng de los Andes” es tradicional de Perú. La maca mejora el estado anímico ayuda a reforzar el sistema inmune. Es conocida sobre todo por sus propiedades afrodisiacas y aumentar la libido masculina y femenina. Fortalece el sistema inmunitario y estimula la función mental.

 

Si quieres más información y productos recomendados puedes visitar nuestro apartado de Consejos de Salud: 

>>> TÓNICOS, ADAPTÓGENOS Y REFORZANTES PARA GANAR ENERGÍA <<<

 

Juan Maria Serra Mandri, Farmaceutico


 

Las informaciones, puntos de vista, comentarios y contenido en general de los trabajos o artículos expuestos en esta web, tienen una función meramente informativa. En ningún caso representan recomendaciones de tratamientos ni deben considerarse como tales.
En todos los casos relacionados con posibles enfermedades, Farmacia Serra le recomienda consultar con su médico u otro profesional de la salud competente.
Farmacia Serra no asume ninguna responsabilidad sobre los productos mencionados en esta página web y su idoneidad.

Compartir: