Semana 1: Equilibra tu organismo

 

Bueno, bueno, bueno...la semana ha sido muy intensa. Supongo que al tratarse de la primera, es siempre la peor. El programa empezó el jueves pasado y durante toda la semana nos ha ido llegando información de interés con recetas saludables y trucos para organizarnos en la cocina.

 

La verdad es que está muy bien que te digan ya las recetas que tienes que hacer porque así te olvidas de ir pensando. Además, cada menú integra los pilares básicos para una alimentación saludable así te aseguras que no te faltarán nutrientes. Lo peor de esta semana ha sido entender de lo que me hablablan y encontrar todos los ingredientes. Salsa shoyu, lentejas dupuy, aceite de sésamo tostado o algas kombu han sido algunos de los ingredientes nuevos que he ido introduciendo a mi dieta.

 

El plan es el siguiente: sábado para comprar y domingo para cocinar. Así durante la semana ya es solo cuestión de ir sacando los tarros del congelador y completar los menús. Un ahorro de tiempo que se agradece en la vorágine del día a día. 

 

Alimentos contractivos y alimentos expansivos

 

¿Sabías que hay alimentos contractivos y alimentos expansivos? Efectivamente, esa misma cara puse yo cuando lo descubrí. Los contractivos provocan la contracción de los tejidos. Un ejemplo sería la sal. En el extremo contrario están los dulces. ¿Qué pasa con estos alimentos, entonces? Pues que si comemos uno muy contractivo, como por ejemplo una hamburguesa, nuestro cuerpo buscará inmediatamente un alimento expansivo, como por ejemplo el azúcar, para encontrar el equilibio del organismo.

 

De este modo, necesitamos evitar los alimentos extremos y consumir principalmente los alimentos más equilibrados, es decir, los centrados. En este segmento están los granos integrales, los cereales integrales, las legumbres y las semillas. También están las verduras, las frutas, algas, pescados o el marisco.

 

Los granos y sobretodo los cereales integrales deberían ser la base de nuestra alimentación. Solo así conseguiremos que nuestro cuerpo esté equilibrado y tenga los nutrientes necesarios. ¡Recuerda! Huye de los alimentos extremos.

 

¿Cuáles son esos alimentos extremos? ¡Toma nota! Entre los alimentos contractivos están la sal, los embutidos, carnes rojas o huevos de ave. Entre los expansivos, debemos evitar los lácteos, harinas blancas, productos congelados o enlatados.

 

alimentos-contractivos

 

Ejercicio y meditación

La cocina es uno de los pilares de los hábitos de vida saludables pero no podemos olvidarnos del ejercicio y la meditación. Ambas prácticas nos ayudan a conseguir un equilibrio físico y mental. 

 

El ejercicio

Si quieres cambiar de hábitos y llevar una vida más sana, no hay más vueltas que darle. Tienes que hacer ejercicio. Al menos 30 minutos diario de ejercicio ligero son necesarios. Los beneficios de una rutina diaria de ejercicios son múltiples. Olvídate de adelgazar y piensa que tu piel ganará vitalidad, tu mente estará más despejada y tu cutis parecerá más saludable.

 

No hace falta hacer un ejercicio intenso sino más bien que sea continuo. Tómatelo como un reto que te motive y te dé fuerzas para hacerlo incluso aquellos días que más pereza te dé. Y muy importante. ¡Hidrátate siempre! Aunque no lo parezca, tu cuerpo se deshidrata con todo tipo de ejercicios, así que no olvides tener tu botella de agua cerca para ir dándole pequeños sorbos frecuentemente.

 

Una tabla de ejercicios completa incluye tres series de ejercicios sencillos como por ejemplo zancadas, sentadillas, flexiones, abdominales, bíceps y tríceps entre otros. No hace falta irte fuera ni tener una gran casa. Tampoco necesitas mucho tiempo así que márcate tus ejercicios principales y repite la rutina cada día. 

 


  

5-consejos-para-estar-en-formaTE PUEDE INTERESAR

5 consejos para estar en forma

 

 


Meditación

La meditación nos ayuda a serenar la mente y a conectar con nosotros mismos. Es un proceso con el que cogemos conciencia del mundo que nos rodea y nos ayuda a pensar en nuestros sentimientos. Solo conectando con nosotros mismos estaremos capacitados para tomar las decisiones adecuadas. Por eso, meditar es tan importante. Nos ayuda a equilibrar nuestra mente para seguir el camino.

 

Para meditar no hay que reservar dos horas de nuestro día, ni tener una habitación especial. Podemos hacerlo de una manera mucho más fácil y rápida y notaremos igualmente sus beneficios.

 

¿Quieres probar? Toma nota:

 

- Empieza haciendo solo 5-10 minutos cada día. Mejor al empezar la jornada, así cogerás fuerza para sobrellevar el día.

 

Siéntate cómodamente en un lugar de tu casa. Puede ser una habitación, un rincón del salón o en donde te sientas cómoda. Que sea siempre el mismo lugar porque así lo relacionarás siempre con la desconexión y la paz interior.

 

-Mete un poco la barbilla hacia dentro para alinear la columna.

 

-La lengua tiene que estar pegada al paladar, con la punta tocando la parte trasera de los dientes.

 

- Los ojos cerrados, al menos al principio, porque así te será más fácil abstraerte del exterior.

 

-Respira, centrando tu atención en la respiración. Al principio es fácil que tu mente se vaya hacia otra cosa. Todo lo que tienes que hacer en el día, lo que te quedó pendiente del anterior...pero olvídate. Cuando te des cuenta de que tus pensamientos se están yendo del foco de tu respiración, toma conciencia y vuelve a centrar la atención en tus inhalaciones.

 

Una pequeña ayuda

Lo que más me gusta de este programa, es que se basa en un cambio de hábitos muy gradual teniendo en cuenta la realidad de la sociedad actual. Es verdad, a veces es difícil comer todo lo bien que deberíamos o hacer todo el ejercicio que nuestro cuerpo demanda. Por eso esta semana nos han enseñado la importancia de los prebióticos y probióticos para mejorar nuestra salud.

 

Los prebióticos son fibras fermentables presentes en los vegetales como por ejemplo en tubérculos, raíces, frutas y verduras. Los prebióticos estimulan el crecimiento de bacterias “buenas” para nuestra flora intestinal lo que se traduce en un efecto muy positivo para el organismo.

 

Los probióticos son alimentos con microorganismos vivos, similares a las que contiene nuestra flora intestinal. Las más comunes son la Bifidobacterium y Lactobacillus.

 

Para que los probióticos proliferen y sean beneficiosos necesitan ir de la mano de una dieta equilibrada, rica en prebióticos. Algunos alimentos ricos en probióticos son el kéfir, miso o la ciruela umeboshi entre otros. 

 


  

prebioticos-probioticosTE PUEDE INTERESAR

Prebióticos y probióticos

 

  


 

Para asegurarte una buena cantidad de prebióticos y probióticos puedes optar por un complemento natural que dé el aporte necesario para mejorar la salud de tu organismo.

 

¿Quieres un consejo? Te recomendamos Vitanatur Symbiotics, ya que combina prebióticos y probióticos

>>> VITANATUR SYMBIOTICS<<<

 

Así que después de 7 días llenitos de información nueva, empezamos otra semana en la que profundizaremos sobre el azúcar, los problemas que supone para el organismo y cómo sustituirla por versiones más saludables. ¡Vamos allá!

 

 


 

  

 Paula González Iglesias, Community Manager en www.farmaciaserra.com

 


 

  

Las informaciones, puntos de vista, comentarios y contenido en general de los trabajos o artículos expuestos en esta web, tienen una función meramente informativa. En ningún caso representan recomendaciones de tratamientos ni deben considerarse como tales.

En todos los casos relacionados con posibles enfermedades, Farmacia Serra le recomienda consultar con su médico u otro profesional de la salud competente.
Farmacia Serra no asume ninguna responsabilidad sobre los productos mencionados en esta página web y su idoneidad.

 

 

 

Compartir: